Contando chistes malos que hacen reir

Antes de la llegada de Twitter, las redes sociales, incluso Internet, la forma de picar a alguien o algún grupo era con el típico: "¿a que no te atreves?". De hecho, se usaba algún término algo más soez pero igual o más eficaz. 

Ahora, basta con lanzar un tuit en el Timeline y, si merece la pena, los tuiteros entrarán al trapo como toros bravos. 

Y claro, si la propuesta es contar chistes malos, falta tiempo para responder. 

Las cosas como son, todo el mundo, absolutamente todo el mundo, tiene un chiste malo de cabecera que siempre le viene a la mente cuando la ocasión lo requiere. 

ADEMÁS: Los mejores peores chistes breves

En este caso ha sido Antonio Mautor quien ha lanzado la propuesta y decenas de tuiteros quienes le han correspondido. 

Obviamente, esa propuesta ha venido acompañada del chiste malo de apertura. Un clásico con acento gallego que rememora lo mejor del humor del siglo XX. De hecho, muchos de los chistes malos recopilados, tienen más años que la tos. ¿Lo mejor? Que siguen funcionando y en un año como este 2020, que algo levante sonrisas, es mucho decir. 

Fotos: Unsplash

Ver resumen Ocultar resumen

De la entrevista de Gonzo a Pablo Iglesias (noche del domingo en laSexta, reinciando Salvados en su etapa después de Évole) tendrán que opinar ustedes mismas o mismos. Aquí, de momento, reseñamos un tuit de Gonzo que nos ha hecho gracia porque resume el sindiós que vive Madrid tras la intensa nevada que ha paralizado la ciudad ¡durante más de una semana!

Ver resumen Ocultar resumen

Ya sabemos el clima infernal que suele reinar en Twitter pero, a veces, también irrumpen momentos entrañables, gente que te alegra el día con su conocimiento o habilidad o talento. Es lo que nos ha sucedido esta semana con un tuit de Jon Wesley Huff, que ha puesto a Capitán América a pelear contra los insurrectos fascistoides que entraron en el Capitolio.

Una portada de cómic que, como el propio autor admite, es también homenaje a Jack Kirby.

Superhéroes contra el mal.

Ver resumen Ocultar resumen

No siempre estábamos de acuerdo con la homilía diaria de Iñaki Gabilondo y, sin embargo, le escuchábamos con devoción y respeto porque sabíamos que era muy probable que en su análisis hallásemos un ángulo alejado de la obviedad y el sectarismo imperantes. La necesidad de Iñaki Gabilondo en tiempos de iracundia. Pero se va. Y Eduardo Inda se queda en las tertulias vociferando. Es el resumen de los días que vivimos. Fake news, demagogia, trinchera y zasca. Esos elementos predominan en la comunicación actual.

Páginas