Wyoming, directo a la línea de flotación de Vox: "la ultraderechita llorica"

Wyoming, como era de esperar, ha dado buena cuenta de lo ocurrido este domingo con Vox. Que un partido organice un acto con 9.000 personas y su secretario general esté infectado con el coronavirus, es de traca. 

Que el partido asuma su error, pero también eche la culpa al Gobierno por no impedir que se celebrara el acto, es demencial. Es más, Santiago Abascal se ha permitido grabar un vídeo en el que acusa al Gobierno de haber "ocultado información sobre el coronavirus" o de "falta de escrúpulos". 

Así, Wyoming no ha podido resistirse a comentar lo sucedido, comenzando por desear una pronta recuperación a Javier Ortega-Smith, recordándole que "este virus se le combate con descanso y aislamiento, no con un fusil de asalto". 

Una vez solucionado el tema de la salud, siempre lo primero, menos para quien organiza actos estando contagiado, Wyoming ha tirado con bala a la línea de flotación de Vox. Donde más les duele. 

ADEMÁS: ¿Cómo que Javier Calvo y Javier Ortega-Smith pudieron ser 'Los Javis'?

"A ver si lo he entendido. Vox organiza un acto, su secretario general se contagia de coronavirus, probablemente mucho antes de ese acto porque el virus tiene varios días de periodo de incubación, ¿y el culpable es el Gobierno? Vox ha hablado mucho de la derechita cobarde, pero con estas excusas Vox es la ultraderechita llorona". 

 

De hecho, también ha respondido a Santiago Abascal y su vídeo. "Ya estaba tardando alguien en romper el consenso político respecto a este tema. Debe ser el único español al que estos días le ha faltado información sobre el coronavirus". 

Que el calificativo de Woming ha dolido, se confirma con solo echar un ojo a algunos tuits de respuesta al mismo. Lloricas es algo que siempre duele en la españolidad. 

Fotos y vídeo: Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Mejor streamer del mundo en Esports Awards 2020

Ver resumen Ocultar resumen

Se ha convertido, por obra y gracia de la victoria de Joe Biden, en instantánea estrella de la televisión. Siempre con su chimenea detrás, corresponsal en EE.UU. desde un cálido interior, cambio de paradigma tras años de reporteros que pasaban frío emitiendo sus crónicas desde Times Square o una ventana con vistas a los rascacielos o una azotea con vista parcial del skyline neoyorquino.

Páginas