Verónica Forqué y los orgasmos después de los 60

Verónica Forqué se está convirtiendo en la sensación de septiembre. El estreno de Salir del Ropero la está llevando por los programas de referencia en televisión y en cada uno de ellos está desbordando carisma y simpatía. 

Su última aparición ha sido en El Intermedio, donde ha compartido Terracitas, charla y vino con Thais Villas, en una de las mejores entrevistas del año. 

"Esta película va de las lesbianas y del sexo de las mujeres de más de 60 años, porque tenemos derecho a tener orgasmos a los 60, porque también tenemos un c*** y un clítoris precioso", afirmaba la actriz. Quedaba claro que la entrevista prometía. Y es que Verónica Forqué se muestra tal y como es y eso es muy de agradecer en este 2020. 

De hecho, no ha tenido problema en recordar "un affaire que tuve con una compañera que era bisexual y me dije 'vamos a probar', pero me veía desde fuera y era muy cómico. No sabía ni dónde poner las manos". 

 

A pesar de la complicada experiencia, a sus 64 años, Verónica Forqué ha llegado a una conclusión: "debería ser lesbiana porque me gustan mucho más las mujeres que los hombres. Son muy aburridos". 

Obviamente, también se ha quejado de la falta de papeles para mujeres a partir de los 50 y de la diferencia con los actores de esa edad. "Resines, Imanol Arias, José Coronado son de mi quinta y no han parado de trabajar con tías de 25 y eso me jode...". De hecho, no duda en calificarlo de "patriarcado y machismo". Y razón no le falta. 

Ahora una pregunta: ¿quién se va a atrever a darle a Verónica Forqué una sección fija en un programa de televisión

Fotos y vídeo: Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Releer a Francisco Umbral es (¡ay!) llorar porque su prosa deslumbrante, a veces, no logra encubrir el follaje machista, homófobo y cruel que abunda en sus textos. Perduran, no obstante, obras que todavía pueden revisitarse y disfrutarse total o parcialmente y donde refulge su talento poético: Mortal y rosa, Las giganteas, Leyenda del César Visionario, La noche que llegué al Café Gijón.

Ver resumen Ocultar resumen

En unas semanas entramos en diciembre, mes con el que llega, o solía llegar, el clima festivo. Aunque este año reine la incertidumbre, hay cosas de la Navidad que nadie puede quitarnos, y entre ellas se encuentra disfrutar de las comedias románticas ambientadas en estas fechas. El placer culpable más benigno (y seguro) ahora mismo. Si ya te sabes Love, actually de memoria, atención a esta propuesta. Y si no, también.

Páginas