Terror en la grada de 'Pasapalabra'

Que el cambio de canal le ha sentado de maravilla a Pasapalabra, es un hecho. 

Que a Roberto Leal le sienta de maravilla el formato, no así el juntarse con infectados de coronavirus, también lo es. 

Ahora, lo que también es innegable es que los responsables del público son auténticos agentes del caos que alucinaron con el Joker de Joaquin Phoenix. De no ser así, no se entiende el aspecto de psicópatas que tienen los espectadores que acuden al plató, con las mascarillas que les han dado. 

Para guardar la distancia social en la grada, Pasapalabra tuvo la genial idea de poner figuras de cartón piedra de los presentadores de los concursos de la tarde de Antena 3. Ideaza y, además, en posturas cachondas. Nuestros dieses. 

ADEMÁS: ¿Quién es mayor: Ester Expósito o Aitana? El gran juego de las edades

Ahora, lo de poner mascarillas con sonrisas de oreja a oreja, literal, a la gente del público, da más miedo que alegría

Sonrisas dignas de Twisty, el payaso de American Horror Story, o el legendario Joker de Heath Ledger. Lógico que nadie consiga terminar el rosco últimamente, sabiendo que estás a escasos metros de una banda de psicópatas. 

Obviamente, los tuiteros se han percatado del asunto y, como era de esperar, lo han comentado y han hecho las chanzas pertinentes. No se esperaba menos. 

Lo mejor es que, a pesar de los comentarios, en Pasapalabra no se bajan de la burra y mantienen las mascarillas en la grada. Lógicamente, dirá que si algo funciona, y el concurso va como un tiro, no hay que tocarlo, por lo que esas mascarillas creepy van a estar ahí hasta que no tengan dientes, pues el programa no apunta a desfallecer a corto o medio plazo. 

Fotos: Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Que París ardiera fue aliciente (y no menor) a la hora de constituir Mayo del 68 como mitología en la que el fervor revolucionario podía combinarse con unas gotas de Chanel nº5. Las imágenes de aquellos días hicieron unas fotografías extraordinarias gracias a las barricadas que se ubicaron en los bulevares parisinos. Y así hasta hoy. Es decir, que una barricada ardiendo resulta un icono con fortísima potencia y pone a Ferreras o Vicente Vallés (incluso a Pablo Motos) en posición de firmes, con la bayoneta calada. Lógicamente.

Ver resumen Ocultar resumen

La polarización nos conduce a lugares donde es imposible cualquier discusión sosegada. "¡Fascista!". "No, fascista tú, y además cabrón!". Ese es el nivel. Y en Twitter el mal tono se eleva a la enésima potencia. Sin embargo, de vez en cuando hay reflexiones que merece la pena leer. Es lo que ha sucedido con Marwan, que en un larguísimo hilo (no exento de autoironía en un humorístico giro final) ha explicado las contradicciones que conlleva defender la libertad de expresión, el derecho a manifestarse y otros asuntos.

Por ejemplo, el de la violencia policial.

Ver resumen Ocultar resumen

Lo de Díaz Ayuso en la Asamblea de Madrid con un adoquín en la mano ha dado lugar a memes y comentarios de toda clase y condición. Naturalmente, se ha señalado el copyright de tan ostentoso gesto político: el gran Albert Rivera, que antes de llevar a su partido a la ruinita salió con un pedrusco en la mano para agitar las aguas de un debate entre candidatos que le miraron entre la perplejidad y el cachondeo.

Páginas