Si te indigna este incidente racista eres "progre y gilipollas" (lo dice Fran Rivera)

Ha sido en Twitter y después de que las imágenes de un incidente racista ocurrido en la estación de Renfe de Sants (Barcelona) dieran la vuelta al país vía redes sociales. Fran Rivera se ha lanzado a opinar sobre un vídeo publicado por EsRacismo (donde un empleado le pide la documentación a un hombre negro que iba a entrar en la estación) y, según el torero, pensar que hay racismo en las imágenes es digno de "progres" y "gilipollas".

"¿Desde cuándo parar a un tipo que se cuela sin pagar en el metro, tren, cine, museo, fútbol o cualquier otro lugar es racismo?", se preguntaba el también colaborador de Espejo Público (Antena 3) a través de Twitter.

"La ansiedad de ser progre y gilipollas en este país se nos está yendo de las manos", remataba Fran Rivera.

Palabras de un torero que llegaban después de ver este vídeo que, tal y como apuntan desde EsRacismo, muestra cómo un guardia de seguridad "empuja y actúa con actitud chulesca y violenta contra un viajero de Cercanías". "El único al que pidió el billete", apuntan desde el colectivo aportando, además, las imágenes de lo sucedido:

Una actitud, la del vigilante de seguridad de Renfe, que le valía una suspensión temporal como medida cautelar hasta que se aclarase su actuación. Actuación que se investiga a través de un expediente disciplinario abierto al vigilante al que se le acusa de empujar y tratar con actitud chulesca al viajero que aparece en el vídeo.

ADEMÁS: La frase de Fran Rivera que indignó a los antitaurinos

Fotos y Vídeo: Twitter (EsRacismo) y Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Juan Ibáñez ha dado positivo y está confinado en casa

Ver resumen Ocultar resumen

Uno de los dos concursantes abandonará el programa

Ver resumen Ocultar resumen

No sólo Steve Bannon y otros delincuentes políticos han recibido el perdón presidencial por parte de Trump en el tiempo de descuento, a apenas unas horas de abandonar la Casa Blanca. El magnate decidió indultar también a dos raperos. Quizá para simular algo de ecuanimidad y diluir la sensación de bandidaje que tuvo la colección de perdones para quienes han sido sus compinches en todo tipo de turbiedades.

Páginas