Sí, Silvia Abril y Andreu Buenafuente lo han vuelto a hacer (y sabes de qué hablamos)

Qué buenos son, qué bien se entienden y, sobre todo, cómo les gusta enseñar carne en la televisión pública

Andreu Buenafuente y Silvia Abril han vuelto a pasar con nota el complicado examen de presentar la gala de los Goya. Con el añadido de dificultad de que la gala se ha ido media hora por encima de las tres horas esperadas. Son dos genios. 

Y sí, por si alguien lo dudaba, ambos presentadores no han dejado pasar la oportunidad de enseñar su ropa interior, algo que se va a acabar convirtiendo en tradición, presente quien presentes galas venideras. 

Ha sido al final de la gala. En el momento de la despedida. Y se ha notado lo que estaban tramando

ADEMÁS: Goya 2020: el lapsus numérico de Ester Expósito

Andreu Buenafuente y Silvia Abril han salido al escenario para cerrar la gala, pero había algo raro. El vestido de la presentadora era demasiado oscuro y cerrado, para sus costumbres. Mientras, el de Andreu Buenafuente era un traje clásico pero se lo tocaba demasiado. Algo iban a hacer. Y así fue. 

Tras presentar 'A Chorus Line', última actuación de la noche, los dos presentadores se han dado la vuelta y ahí es cuando ha saltado la sorpresa. Tanto el vestido de Silvia Abril, como el traje de Andreu Buenafuente estaban cortados por detrás, dejando ver todo o casi todo de ambos. 

Un tanga rojo y otro tanga azul ha sido lo último que han visto de los dos presentadores todos los que ha aguantado hasta el final de la gala. Ni tan mal. 

ADEMÁS: Goya 2020: Lágrimas, emoción y récord (interruptus) de Benigna Sánchez

Curiosamente, segundos antes Andreu Buenafuente comentaba que sería un buen momento de dejar de presentar los Goya, antes de que la liaran y no les volvieran a llamar. Tras mostrar su ropa interior, es posible que esa llamada se haga el próximo lunes. 

Por lo demás, la pareja ha estado muy entonada toda la noche. Mensajes al gobierno, a la invisibilidad de las actrices después de los 40 o a algunos de los invitados allí presentes, han sido sus grandes hits. Humor irreverente pero sin llegar a traspasar línea imaginaria alguna. Si hay que apostar por su vuelta en 2021, ZelebTV apostaría por el sí. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Durante esta semana se ha producido en Twitter un animado debate entre quienes se ríen con las cosas de Ignatius Farray y quienes dicen que no les hace la más mínima gracia.

Opiniones puede haber para todos los gustos.

Faltaría más.

Y el propio Ignatius ha colgado en su perfil de Twitter opiniones a favor y en contra.

Ver resumen Ocultar resumen

En lo más oscuro de la primera ola de la pandemia vimos a Ana Belén cantando Agapimú junto a Carlos Areces y ello disipó algunas melancolías, fue un fogonazo de luz en medio de las tinieblas. Ojete Calor, moderno grupo de bromas y veras, reivindicaba así a una musa de la Transición que fue niña prodigio del cine como Rocío Dúrcal o Marisol y luego ha tenido una muy fructífera carrera.

Ver resumen Ocultar resumen

La escena se ha viralizado. Se pudo ver en Cuatro. Manifestación (no muy concurrida, sinceramente) frente a la sede del PSOE para "defender la libertad" y en contra de la presunta dictadura que supone aplicar el estado de alarma a una región donde las cifras de Covid 19 dan miedo a la mismísima OMS.

Directo y un manifestante que, en tono de delirante paroxismo, grita: "¡Putos demócratas de mierda! ¡Viva Hitler!".

Da entre risa y miedo.

Páginas