¿Será el ajedrez el regalo de las Navidades? 'Gambito de Dama' rompe récords

Ni la Play 5, ni el FIFA 21, ni la vacuna del Covid. El regalo de estas extrañas Navidades de 2020 apunta a ser... ¡el ajedrez! Y no sólo en España, sino en todo el mundo. 

Ojo que Kasparov puede ser el nuevo Cristiano Ronaldo

A la chita callando y de una forma tranquila y elegante, Gambito de Dama, la serie original de Netflix, se ha convertido en un éxito rrollador de público y crítica

Vale que es una ficción a la que se le ha hecho mucha promoción, pero ni de lejos ha sido algo similar a otras como Stranger Things o The Crown. Y, sin embargo, la serie que protagoniza Anya Taylor-Joy, una de las grandes artífices del éxito, ya es la original más vista de la historia de la plataforma en su estreno

ADEMÁS: Anya Taylor-Joy: brujería, 'Gambito de Dama' y proyectos en Hollywood

Así lo ha confirmado Netflix, compartiendo datos de lo más sorprendentes. 

Por un lado, la serie ha sido vista por 62 millones de espectadores en sus primeros 28 días de disponibilidad. Estas cifras hacen que lleve desde su estreno en el Top 10 de 92 países, ocupando el primer lugar en 63 de ellos

Pero el impacto de Gambito de Dama no se limita a la serie. La novela homónima de Walter Tevis, en la que se basa la ficción, ha disparado sus ventas y ya está en la famosa lista Best Seller de The New York Times. Este hecho no sería tan sorprendente, si no fuera porque la obra se publicó en 1983. 

ADEMÁS: Grandes personajes de la televisión de los 80: ¿a cuántos recuerdas?

Y para rematar la lista de éxitos de Gambito de Dama, está Google. El buscador ha visto como las búsqueda de cómo jugar al ajedrez se han disparado en las últimas semanas. Por su parte, eBay también confirma que el interés por juegos de ajedrez se ha incrementado un 250%

Así las cosas, es posible que, tras muchos años de ostracismo, esta Navidad haga más ilusión el tablero de ajedrez que un móvil como regalo. O quizás no. 

Fotos: Netflix

Ver resumen Ocultar resumen

Se habla de esta serie documental a la que denominamos de tal modo aunque no sea exactamente un documental ni mucho menos una serie sino otra cosa, quizás no ficción basada en el diálogo (o monólogo) de una neoyorquina septuagenaria, brillante, gruñona e inteligentísima como es Fran Lebowitz.

Páginas