¿Es Sara Carbonero o Úrsula Corberó?

"Tardes de fantasía"

Si se juzga la foto por el texto, es complicado discernir si la protagonista de la misma es Sara Carbonero o Úrsula Corberó

Pero claro, si vemos al lado el hashtag de Oporto, la cosa cambia. 

ADEMÁS: 'Supervivientes 2020': ¿cuánto peso han perdido los concursantes? 

Efectivamente, quien aparece en esta foto es Sara Carbonero, quien está arrasando tras su radical y favorecedor cambio de look. 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Tardes de fantasía . #lugaresconencanto #Porto #slowlife

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

Está claro que para saber quién era, bastaba con mirar el titular de la cuenta de Instagram, donde la periodista ha compartido esta foto. Pero claro, en ese caso no tiene gracia. 

Y no la tiene porque mucha gente ha pensado que la foto era de Úrsula Corberó. Que puede ser. 

ADEMÁS: Joaquín de Bélgica, el príncipe que ha indignado a España

Por un lado, Sara Carbonero podría ser fan acérrima de La Casa de Papel y haber compartido una foto de Tokyo, fuera del rodaje. Por otro lado, Úrsula Corberó es muy de Instagram y esta foto podría llevar su firma perfectamente. 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

De cuando usaba sujetador 

Una publicación compartida de Úrsula Corberó (@ursulolita) el

De hecho, no hay más que echar un ojo a los comentarios para ver que la confusión ha sido generalizada.

Si vuelve a ocurrir, otro indicativo para diferenciarlas pueden ser los seguidores de una y otra. Mientras Sara Carbonero suma la nada desdeñable cifra de 2,7 millones de seguidores, Úrsula Corberó casi supera los 20 millones. La diferencia es abismal, pero en la foto son como dos gotas de agua. Esto es así. 

Fotos: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Hay una campaña intensísima que llama al voto en Estados Unidos para dirimir la batalla Trump-Biden. Y, generalmente, quien impulsa el voto (que puede adelantarse ya mismo aunque las elecciones sean en noviembre) suele inclinarse por un desalojo ordenado de quien ha ocupado la Casa Blanca durante los últimos cuatro años.

Trump ganó, entre otras cosas, gracias a la abstención de votantes demócratas progresistas que veían a Hillary Clinton demasiado escorada a la derecha.

Y la pesadilla se hizo realidad.

Páginas