Rosa María Mateo le declara la guerra a los realities

"Mientras yo sea presidenta de RTVE, juro que no haremos realities". A Rosa María Mateo, administradora única de RTVE, le ha faltado aquello de "a Dios pongo por testigo", para que su sentencia alcanzara tintes dramáticos. 

La veterana periodista, quien se hizo cargo del Ente Público a finales de julio, ha pasado por tercera vez por el Congreso de los Diputados. Lo ha hecho para dar explicaciones, entre otras cosas, de la sociedad patrimonial que tiene a su nombre pero, sobre todo, de la caída en las audiencias

Una caída que Rosa María Mateo ha explicado de forma clara, como es habitual en ella. "Es verdad que las audiencias no remontan, pero las cadenas que tienen audiencias altísimas se basan en realities. Si ustedes quieren que la Corporación haga este tipo de programas, os juro que mientras yo sea presidenta, nunca se van a hacer"

También ha aludido a los Informativos de otras cadenas y como los del Ente Público, buscan informar, más que la audiencia. 

ADEMÁS: Rosa María Mateo, vida de una periodista histórica en TVE

La sentencia lapidaria ha venido con explicación. "Es verdad que los realities atraen a una audiencia grandísima y que es lo que el público quiere ver, pero yo me pregunto si hay que darle lo que quiere ver y pongo el ejemplo de los estudiante, si les damos lo que quieren, nunca irían a la escuela". 

Otro orden relevante del día era la sociedad patrimonial de la que Rosa María Mateo es apoderada. Sociedad de la que no dio cuenta en su primera comparecencia. 

ADEMÁS: RTVE explica lo tardío de su prime-time: "El español medio llega tarde a casa"

"Tener una sociedad capital no implica que no me pueda ceñir a las leyes del Estado. No hay problemas con Hacienda y, para demostrarlo, traigo una copia de la resolución de la oficina de conflictos de intereses donde así figura", comentó antes de repartir una copia a cada uno de los representantes de la Comisión Mixta de Control Parlamentario. 

"No existe conflicto de intereses, dado que la empresa no entra en contacto en modo alguno con la entidad pública". Y a pesar de ello, Rosa María Mateo ha asegurado que va a disolver la sociedad para seguir al frente de RTVE sin piedras en los bolsillos. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Ir al kiosco a mancharse las manos de tinta con la prensa diaria es un ejercicio de militancia pleistocénica, no apto para millennials ni posteriores juventudes que bastante tienen con lo que tienen (ya lo ha dicho Macron: "Es difícil tener 20 años en 2020"). Y ya no digamos eso de comprar revistas, a no ser que hablemos de las del corazón o el Vogue, que siguen teniendo su público multidisciplinar y de varias generaciones. 

Así que concluyamos que mantener en papel una publicación dedicada al rock&roll es una heroicidad que hay que aplaudir.

Ver resumen Ocultar resumen

Iker Jiménez hace tiempo que cogió la linde del coronavirus como tema central de Cuarto Milenio y está dispuesto a ir con todo hasta el final. 

En esta ocasión, el presentador del programa de Cuatro ha querido analizar la realidad de China o, más bien, su versión de la realidad de China, situando allí el origen de la pandemia.

Y para hacerlo, Iker Jiménez ha optado por llamar a un colaborador conocido y reconocible por su discurso neoliberal, conservador y, sobre todo, por su viralísimo vídeo de las mentiras. 

Páginas