Risto ficha a Marcos de Quinto

"Lo conocéis perfectamente. Sabéis perfectamente de quién os voy a hablar porque es una persona muy relevante. En estos momentos es exdiputado de Ciudadanos. Es amigo mío y es una persona que, además, cada vez que habla sube el pan, como todos mis amigos. Hoy se estrena en nuestro programa Marcos de Quinto". 

Sí, Marcos de Quinto se ha convertido en el nuevo tertuliano de Todo es mentira, justo el día que Risto Mejide volvía al plató, tras seis meses de ausencia. 

De hecho, el ex directivo de Coca Cola y ex diputado por Ciudadanos ha llegado a robar el protagonismo al que será, a partir de ahora, su nuevo jefe. 

Y sí, en la presentación ha acertado Risto Mejide, es muy conocido. Ahora, lo de que todos sus amigos sean unos malotes ha sonado demasiado teenager, pero puede que tampoco le falte razón. 

ADEMÁS: Contundente respuesta de Risto a los "fachas"

¿Y de qué va a hablar Marcos de Quinto en el programa? De momento, lo primero que ha dicho es que "estoy muy bien, muy descansado". Es lo mínimo que se le pide a quien tiene más de 40 millones de euros en el banco. 

Y si la primera vez que Risto Mejide había presumido de amigo polémico ya había sonado algo forzada, qué decir de la segunda, con la que ha replicado al recién llegado tertuliano. "Ésta es la única vez que le escucharéis decir algo que no sea polémico". 

Sea como sea, y por si alguien tenía dudas, el propio Marcos de Quinto ha dejado claro cuál será su tono en Todo es mentira. "Es un placer compartie plató con risto y su equipo y poder aportar un punto de vista liberal en medio de esta sociedad invadida por el sectarismo y la intolerancia". 

Pues nada, otro liberal en nómina para Cuatro. ¿O éste es ya el quinto? 

Fotos: Gtres y Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

Mejor streamer del mundo en Esports Awards 2020

Ver resumen Ocultar resumen

Se ha convertido, por obra y gracia de la victoria de Joe Biden, en instantánea estrella de la televisión. Siempre con su chimenea detrás, corresponsal en EE.UU. desde un cálido interior, cambio de paradigma tras años de reporteros que pasaban frío emitiendo sus crónicas desde Times Square o una ventana con vistas a los rascacielos o una azotea con vista parcial del skyline neoyorquino.

Páginas