Recordando 'Luz de luna', la serie que convirtió a Bruce Willis en estrella

Corría el año 1985 y se estrenaba Luz de luna, una comedia policiaca en la que (de partida) la estrella era Cybil Shepherd, icono de los 70 con clásicos como The last picture show en su filmografía. Dándole la réplica, un joven actor atractivo aunque no exactamente un galán al uso. Con algo de sobrepeso e incipiente calvicie, aquel Bruce Willis de los 80 poco tenía que ver con las estrellas masculinas del momento (de Richard Gere a Michael Paré). Sin embargo, ante la cámara desplegaba un carisma absolutamente hipnótico. Y se convirtió en astro de Hollywood inmediatamente.

Luz de luna fue un éxito porque combinaba un cierto aire del Hollywood dorado (esas viejas películas en las que una mujer poderosa, altiva y bella y un hombre elegante se enfrentaban -tensión erótica mediante- hasta caer rendidos al irremediable amor) y ciertos juegos narrativos de gran modernidad, con los personajes de la serie autoconscientes de su papel de personajes-

O sea, que tenía un toque surrealista y a la vez era muy de los 80 y sumémosle la fabulosa pieza musical con que arrancaba: Moonlighting de Al Jarreau.

Qué recuerdos para aquellos quienes hicieron la E.G.B. y esperaban el siguiente capítulo en Televisión Española, y anhelaban que Maddie y David se besaran de una santa vez. De acuerdo, era todo muy heteropatriarcal, normativo y binario pero había cosas peores en aquellos días, podemos asegurarlo.

El caso es que Luz de luna tuvo cinco temporadas y 66 episodios, fue emitida en España por TVE y luego la recuperó Antena 3 y más tarde Localia. Y no nos importaría verla de nuevo.

Para Cybil Shepherd fue un poco la gran despedia de su carrera. Ha seguido haciendo cosas pero no al mismo nivel.

Para Bruce Willis, que tenía 30 años cuando le ficharon para Luz de luna, supuso el verdadero comienzo de su trayectoria. Llevaba años haciendo trabajos ínfimos, había ido a hacer una prueba para Buscando a Susan desesperadamente (la primera peli de Madonna) y fue rechazado. Luz de luna fue su tabla de salvación y, además, su gran lanzadera. 

Inmediatamente repitió en clave comedia con Blake Edwards y Cita a ciegas (junto a Kim Basinger, la gran estrella femenina del momento) y ya después llegó Jungla de cristal que le consagraría como héroe de acción capaz de disparar y hacer chistes a la vez.

Y todo comenzó con Luz de luna. Recordemos a la señorita Topisto, imprescindible en la serie.

Y los extraordinarios cameos de Orson Welles, Ray Charles o Don King. Menudo nivel. También pasaron por Luz de luna actrices y actores como Tim Robbins, Demi Moore, Whoopi Goldberg o Eva Marie Saint.

Una ficción televisiva que recordamos con enorme cariño: ¿Habrá resistido el paso del tiempo? Seguramente mucho mejor que Remington Steele (la serie que convirtió a Pierce Brosnan en estrella de Hollywood). Pero de esa hablamos otro día.

ADEMÁS: Si te suenan todas estas series de los 80, realmente sabes mucho de tele

Ver resumen Ocultar resumen

Han estrenado en Netflix la estupenda El juicio de los siete de Chicago, película en la que Aaron Sorkin (celebérrimo creador de El ala oeste de la Casa Blanca) vuelve a exhibir su musculado optimismo de demócrata de izquierdas que todavía, y pese a Trump, cree en el sistema.

Viendo escenas de El juicio de los siete de Chicago dan ganas de hacer la revolución.

Porque, a veces, el progresismo triunfa.

¿No?

O, como mínimo, se puede pelear por su futuro triunfo.

Ver resumen Ocultar resumen

Si ahora mismo preguntamos quién tiene, objetivamente, el mejor catálogo de streaming, pocas dudas habría a la hora de señalar a Amazon Prime Video

Lo que mucha gente señalaba como el juguete de Jeff Bezos, un servicio residual o una rama más del gigante de la venta online, se ha convertido en el referente del streaming en España. Y lo ha hecho sin hacer demasiado ruido, con un trabajo muy medido, una estrategia a medio plazo y sabiendo muy bien lo que quiere ser. 

Ver resumen Ocultar resumen

El uso del color, la luz y los planos es lo que importa aquí.

Páginas