¿Reconoces a este muchacho?

Por si alguien no lo sabe, la cuenta de Instagram de Ernesto Sevilla es de obligado seguimiento y visita diaria, como las misas de antaño. Bueno, y no de hace tanto, en algunos casos. 

Porque sí, el muchacho de la foto es Ernesto Sevilla en sus años mozos. Y a pesar de que el actor no especifica la fecha exacta, se pueden calcular, fácilmente, que hayan pasado en torno a 30 años. Sí, la foto se ve regulinchi pero hace tres décadas, lo digital se refería a las huellas de los dedos. 

¿Lo mejor para Ernesto Sevilla? Que está casi igual, incluso mejor. No hay más que echar un ojo a los comentarios para comprobarlo. 

Ellos: que si pajillero, que si vaya cara, que si le has jodido la vida a ese chaval...

ADEMÁS: Las peores películas españolas de la historia

Ellas: que si guapo, que si vaya bombón, que si emoticonos con corazones en los ojos que quieren decir 'te hacía de todo'... 

Y claro, en este tipo de asuntos, hay que fiarse más del criterio femenino. Así las cosas, optamos por opción guapo. 

Lo que parece claro es que Ernesto Sevilla no se va a marcar un Paco León para celebrar su millón de seguidores en Instagram. A cambio, cada cierto tiempo, deleita a sus seguidores con alguna Momia Fantástica. 

ADEMÁS: Nombres de famosos que en España nos cuesta pronunciar

Más allá de sus momentos de levantar la moral fiestera de sus invitados, Ernesto Sevilla garantiza un rato de risas y buen rollo a todo aquel que se pase por su Instagram. 

Eso sí, no diremos que es influencer, no sea que le inviten a la próxima fiesta de 40 personas y la liemos. 

Fotos: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Ni Fortnite, ni Among Us, ni Tetris, ni Super Mario. 

El videojuego del año es un sencillo y colorido gif que nos invita a designar el partido político al que irá Juan Carlos Girauta próximamente. 

Stop Girauta: The Videogame es más sencillo que el mecanismo de un botijo. Aún así, es imposible no intentar parar al ex de Ciudadanos en la que apunta a ser su próxima casa: Vox. 

Ver resumen Ocultar resumen

Simpático montaje en el que aparecen casi todos los implicados

Ver resumen Ocultar resumen

"¿Y qué más da? Si son cosas de la edad", cantaba Modestia Aparte en 1990. 

Más de tres décadas después, sigue quedando claro que las cosas de la edad duelen en lo más profundo del alma. 

Le pregunten a David Broncano, habituado a que nadie le eche los 35 años que tiene, hasta que una niña de 15 años le ha puesto en su sitio. 

Páginas