¿Reconoces a esta espectacular presentadora en 1992?

"Año 1992 o 93. No me acuerdo. Sé que fue una de mis primeras sesiones de fotos como modelo. Barcelona". 

Es decir, Paula Vázquez, porque es Paula Vázquez, tenía 18 o 19 años. Ya había hecho sus pinitos como modelo, y estaba dando sus primeros pasos en televisión. 

A pesar de haber pasado casi 30 años, Paula Vázquez es reconocible en la foto y su belleza se ha mantenido intacta en estas tres décadas. 

La gallega se había mudado a Barcelona desde su Ferrol natal y en 1991 ya presentaba el programa 'Jeans, News and Rock & Roll' en Antena 3. No sería hasta 1993, cuando Chicho Ibáñez Serrador la lanzó al estrellato, fichándola como azafata del mítico 'Un, dos, tres... responda otra vez'

ADEMÁS: Paula Vázquez confiesa que "consumo porno online" para dar una lección

Melenaza, mirada a medio camino entre seducción y airazo pero, sobre todo, un aire entre Christina Rosenvinge y Elsa Pataky

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Marinera en tierra con alma viajera

Una publicación compartida de Paula Vázquez. Presentadora TV (@paulavazqueztv) el

Lo cierto es que, a punto de llegar a los 100.000 seguidores en Instagram, Paula Vázquez es una habitual de la red social más cuqui. Viajes, bromas y algún que otro vídeo son los posts habituales de la presentadora de 'Fama, a bailar' 

Eso sí, es en Twitter donde Paula Vázquez lo da todo, especialmente a nivel político, donde no tiene problema en decir lo que piensa, como lo piensa y cuando lo piensa. Sin duda, una de las famosas de obligado seguimiento y visita diaria. 

Fotos: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Hay una campaña intensísima que llama al voto en Estados Unidos para dirimir la batalla Trump-Biden. Y, generalmente, quien impulsa el voto (que puede adelantarse ya mismo aunque las elecciones sean en noviembre) suele inclinarse por un desalojo ordenado de quien ha ocupado la Casa Blanca durante los últimos cuatro años.

Trump ganó, entre otras cosas, gracias a la abstención de votantes demócratas progresistas que veían a Hillary Clinton demasiado escorada a la derecha.

Y la pesadilla se hizo realidad.

Páginas