Plácido o la película española que hay que ver cada Navidad

Si los estadounidenses tienen ¡Qué bello es vivir!, en España está Plácido para ver en Navidad. Una obra maestra sin paliativos. Película navideña ferozmente contraria a todo espíritu de paz, amor y concordia. Porque Plácido es un daguerrotipo berlanguiano (pero también goyesco y muy Gutiérrez Solana) que provoca la risa para acabar congelándola en un rictus de dolor.

Bueno, como en ¡Qué bello es vivir! Más o menos.

La diferencia es que Frank Capra era un roosveltiano Homero de las virtudes estadounidenses amenazadas por los excesos capitalistas y Berlanga trituraba la realidad del franquismo con sus implacables apuntes del natural con humor negrísimo y un dominio de lo coral absolutamente prodigioso.

Y, además, en Plácido están los mejores cómicos del cine español. De Cassen a José Luis López Vázquez pasando por Manuel Aleixandre, Agustín González, Amelia de la Torre, Xan Das Bolas, Elvira Quintillá, Mari Carmen Yepes, Luis Ciges, Antonio Ferrandis, José Orjas, Fernando Delgado, José María Caffarel...

Lo mejor de la escena española de la época. Se estrenó en 1961, en lo más crudo del franquismo, y se inspira en la campaña caritativa Siente un pobre a su mesa y dibuja la miseria (moral y física) de una España de provincias que, por aquel entonces, era toda España.

Fue nominada al Oscar a la mejor película de habla no inglesa pero aquel año ganó Ingmar Bergman con Como en un espejo.

Durante mucho tiempo se ha colocado en el número uno de la lista de las mejores películas españolas el Bienvenido, Mr. Marshall (también de Berlanga) pero de unos años a esta parte suele ganar Plácido. O El verdugo, que esa es otra.

Plácido es la historia de una Nochebuena amarga y, sin embargo, está repleta de momentos que provocan la carcajada. Mención especial merece el villancico que cierra la película y cuya tristísima letra resulta el broche perfecto para tan berlanguiana cinta.

También están quienes prefieren La gran familia como películas española para revisar en Navidades. Es otro nivel. Un entretenimiento de inspiración estrictamente franquista en lo ideológico aunque (sí) con indudables méritos. Sobre todo en el orden de lo interpretativo.

Animamos a ver Plácido igual que los estadounidenses ven ¡Qué bello es vivir! Y, qué caramba, también animamos a ver ¡Qué bello es vivir! La Navidad resulta buen momento para una tarde de sofá y película.

ADEMÁS: Las 10 peores películas de todos los tiempos (por votación popular)

Ver resumen Ocultar resumen

Hay que seguir apoyando a las salas de cine, soñando con el tiempo en que acabe la pandemia y se pueda volver a escuchar en el asiento de al lado las crujientes palomitas del vecino o vecina, y por eso reseñamos el estreno este viernes 26 de febrero de un thriller con ingredientes más que interesantes.

Hablamos de Pequeños detalles, dirigido por John Lee Hancock (Emboscada final, El fundador) e interpretada por Denzel Washington, Rami Malek y Jared Leto.

Ver resumen Ocultar resumen

Supuso un hito cinematográfico aunque parte de la crítica no entendiese la fascinación del público. Y dejó para el mainstream las piruetas a cámara lenta en las escenas de acción. También abrió el interminable debate sobre si Keanu Reeves es el peor actor de la historia. Pero más allá de eso, ¿hace cuanto se estrenó 'Matrix'? Porque el tiempo corre que se las pela.

Ver resumen Ocultar resumen

De todo ha habido entre las reacciones al show de Victoria Abril en la presentación de su honorífico premio Feroz donde habló de "plandemia", "coronacirco" e infeficacia de las vacunas ("hay más muertos con las vacunas"). Como suele ser habitual en Twitter ha predominado el cachondeo, que para eso estamos, pero también hay quien ha exigido que la actriz (fabulosa actriz, por otra parte) se le retire el galardón. Abierto queda el debate.

Lo de quitarle el premio se justificaría por la gravedad de sus declaraciones.

Páginas