Escenas de película que te impactaron en la más tierna infancia

Pueden pasar días, meses, años o décadas. Si una escena, sea cual sea, traumatiza a alguien, le perseguirá el resto de su vida

Y claro, una vida es mucho tiempo, así que nada mejor que compartir la mala experiencia con otros traumatizados. 

Ha sido el guionista Raúl Díaz quien ha abierto la veda. "He pensado que dos mías son de Robocop: el barril de ácido del malo y Murphy acribillado durante dos minutos. La vi en una excursión escolar con 8 años, la edad de mi hijo. Le pongo eso ahora y me quitan la custodia". 

ADEMÁS: Así han crecido los niños y niñas de las míticas películas de terror

Para que luego digan que cualquier tiempo pasado fue mejor. Al menos, en ese bus escolar, no lo fue. Y no lo fue porque el bueno de Raúl Díaz quedó marcado para siempre. 

Lo bueno de estos casos traumáticos, que nunca hay nadie solo. Siempre se puede encontrar otra persona o grupo de personas que estén igual, incluso peor. Y para eso está Twitter. 

Basta con lanzar la consigna, cosa que hizo el guionista, y los traumas infantiles comenzarán a brotar como grifo de agua recién abierto. 

ADEMÁS: Transformaciones extremas en Hollywood: ¿reconoces a todos?

¿Y qué escenas ha comentado la gente? Sobre todo, clásicos de ayer, hoy y siempre. 

Desde Pennywise, el macabro payaso de It, El Resplandor o los Skeksis de El Cristal Oscuro. 

Obviamente, no son los únicos. Si unimos un cine de antaño que no tenía la censura actual, con unos padres de antaño que no tenían la censura actual, dan como resultado a varias generaciones tocadas de la cabeza por este tipo de cosas. Poco pasa, si lo pensamos fríamente

Fotos: iMDb

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Curiosas nominaciones (como siempre)

Ver resumen Ocultar resumen

Para días tontos en los que sentimos la tentación de obedecer al sistema todo el rato y se nos entumece el músculo de la rebelión resulta de lo más estimulante ver una escena de El laberinto del fauno, ese cuento negrísimo que dirigió Guillermo del Toro en 2006.

Nos la ha devuelto a la memoria Yolanda Fuentes, que se define en su perfil de Twitter con palabras como Medicina Preventiva, feminista y chicharrera (entre otras).

Y Quique Peinado ha difundido el tuit.

Páginas