Pedro Sánchez + Zapatero y otras mezclas imposibles de rostros políticos

Cosas divertidas que discurren por Twitter bajo el torrente de puñetazos, mal rollo e insultos coloreados en que se ha convertido esta red social. Gracias a @dromuz por descubrirnos cómo sería nuestra clase política si se fundieran sus rostros.

Por ejemplo, arriba lo vemos parcialmente, Pedro Sánchez y Zapatero.

Dos presidentes unidos fisonómicamente y un resultado inquietante.

Como inquietantes son la mayor parte de los resultados.

Véase el hilo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Algún apunte al respecto de este hilo.

Isabel Díaz Ayuso + Pablo Iglesias = Leonor Watling

Teresa Rodríguez + Irene Montero = Irene Montero + Teresa Rodríguez (o sea, como si no hubiera habido fusión)

Pablo Casado + Mariano Rajoy = Carlos Latre

Divertido ejercicio de @dromuz que nos ha hipnotizado y hecho pasar un buen rato.

Gracias por los buenos ratos.

Ahora a seguir dándonos de hostias en Twitter.

 ADEMÁS: Las 10 mejores comedias de la historia

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando un grupo pop se convierte en bandera de cierta clase social o segmento ideológico no hay manera ya de hacer un juicio serio sobre sus canciones. Sucede con Bertín Osborne (¿recuerda alguien cuando Amor mediterráneo sonaba en Los40) y con el Miguel Bosé de la plandemia y, claro, con Taburete.

Ver resumen Ocultar resumen

Que el humor tiene un fondo trágico no resulta ninguna novedad. Todos los grandes de la comedia lo han sabido. Lo sabe Ignatius Farray y lo expresa en sus memorias Vive como un mendigo, baila como un rey. En ese libro menciona (claro) a Richard Pryor, cuya terrible infancia y juventud cocieron a fuego lento un talento humorístico sin precedentes. Y, sin embargo, aquel cómico afroamericano de éxito, que coleccionaba éxitos de taquilla junto a Gene Wilder en la década de los 80, fue un hombre atormentado.

Ver resumen Ocultar resumen

De repente, Dolly Parton. Diva de la americana music (o, si preferimos, el country) que se ha convertido en icono inmortal de una cierta forma de entender los Estados Unidos. Porque ella es la felicidad despreocupada de las canciones, la fama y el bourbon de los mejores días, un aire caricaturesco a lo Mae West y la inteligencia certera de quien lleva un largo recorrido en la farándula. Dolly Parton tiene 74 años y sigue en la brecha.

Páginas