Paula Vázquez y el precio del compromiso

No resulta cierto que para aspirar al estrellato televisivo haya que renunciar a toda decencia. Suele suceder así en numerosas ocasiones pero quien se conduce de ese modo también hubiera ejercido la inmoralidad desde una notaría o despacho cualquiera. O ejerciendo la fontanería. Verdad es, no obstante, que la televisión generalista exige un esfuerzo importantísimo para no verse con barro hasta la boca. A veces literalmente. Recuérdese a Chelo García Cortés en Supervivientes. Valga este largo prólogo para presentar a Paul Vázquez como estrella televisiva que no elude el compromiso y que apuesta por seguir un camino propio, ajeno al servilismo con que tanto profesional del medio suple su escaso talento.

Fue capaz Paula Vázquez de dar un viraje a su carrera y abandonar por voluntad propia ese buque insignia que es Mediaset, con sus realities insumergibles en lo que a audiencia se refiere.

Y no le ha ido mal.

Ahí la tenemos en ¡Fama! y otros formatos de entretenimiento.

paula-vazquez-habla-sobre-su-futuro-en-television

Y pronunciándose sobre la actualidad abundantemente. Porque nada de lo humano le es ajeno.

Podría callarse pero ese, desde luego, no es su estilo.

Lo mismo se "inculpa" de organizar el 8-M que celebra la aprobación del Ingreso Mínimo Vital. Le dijo Jorge Javier Vázquez a Paula Vázquez que él prefería no tener conciencia porque así trabajaba más. Y eso que Jorge Javier (poco después -o poco antes, no me acuerdo-) se convertía en héroe de la izquierda por declarar Sálvame programa "de rojos y maricones". Sin embargo, Paula Vázquez opina que Sálvame es un programa machista y misógino. En su derecho está Paula Vázquez de opinarlo y si no, que le pregunten a Olvido Hormigos, cuyo delito fue caer en la trampa de la tele para ser sometida (una y otra vez) a escarnio públcio, con Jorge Javier como verdugo implacables en más de una triste ocasión.

Pero a lo que íbamos.

Paula Vázquez es la demostración de que puede alcanzarse el estrellato y el éxito profesional sin renunciar al compromiso. Aunque ello, claro, tiene un precio. Hay que estar dispuesta a soportar la ira cavernaria, las groserías machistas, los ataques que la extrema derecha organiza desde el lado oscuro oscuro de las redes sociales, el acoso de la facción psicópata que toda sociedad alberga. No resulta fácil. De hecho, resulta conveniente descansar de vez en cuando, hacer que desistan los odiadores, dejarles en ayunas, buscando otra presa.

paula-vazquez-presentando-el-numero-1

Y ahí está Paula Vázquez, la misma que hace algunos años era una joven presentadora que, en aquellos días, no solía opinar de política (no se estilaba) y se fotografiaba junto a Ricky Martin, Bárbara Rey y otras personalidades catódicas de antaño y de siempre.

paula-vazquez-y-unos-amigos-(rikcy-martin-entre-ellos)

Vivimos tiempos convulsos y la opinión política está en todas partes. Lo mismo en El programa de Ana Rosa que en el perfil de Twitter de Carlos Bardem. O de José Manuel Soto,  Anabel Alonso, Fran Rivera, Ismael Serrano. Bertín Osborne, curiosamente, guarda un prudente silencio desde que la pandemia se desató. Se agradece. Pablo Motos se ha prodigado en cuanto cháchara política durante este tiempo de hecatombe. No se agradece. Paula Vázquez opina porque es libre. Y eso resulta inspirador. ¿El precio a pagar? A veces puede parecer un tanto elevado. Sin embargo, la libertad suele favorecer un sueño plácido y esa agradable sensación de mirarse en el espejo sin una reacción de asco. Lo cual sienta bastante

DANIEL SERRANO

ADEMÁS: Programas de los 2000 que (tal vez) habías olvidado

Fotos: Gtres

 

Ver resumen Ocultar resumen

Qué mala fama tiene la farándula. Piensa la gente que actrices y actores son personas siempre de hábitos tóxicos, que se acuestan a las tantas y están de farra casi permanente. Como si no hubiera actores y actrices que madrugasen. El caso es que Víctor Clavijo ha ilustrado con una breve anécdota cómo imagina el personal a quienes componen el mundo del espectáculo. Con sus droguitas y demás.

Resulta que Víctor Clavijo fue a hacerse una PCR porque así se le exige para trabajar con seguridad como actor.

Y esto es lo que pasó.

Atención.

Ver resumen Ocultar resumen

Ya no sabemos que es realidad y que es fake, admitámoslo, y con Enrique Ponce (torero que ha cobrado protagonismo este verano debido a causas sentimentales o así) ya resulta imposible discernir hasta dónde llega la parodia y hasta dónde el personaje de carne y hueso. Se ha vuelto un influencer y te lo puedes encontrar en Tik Tok bailando como Michael Jackson. Mejor eso que hacer daño a un animal hasta su fenecimiento (opinamos por aquí).

Sea como fuere.

Ver resumen Ocultar resumen

Es verano y, aunque la pandemia arrecia sin que podamos frenarla, resulta inevitable caer en cierta despreocupación y beber horchata a la sombra y hacer chistes tontos pero que nos hacen sonreir como si el mundo fuese un lugar perfecto. Por ello queríamos resaltar la chanza de Bob Bop a cuenta del nombre de Macarena Olona, diputada de Vox que suele tender a la agresividad y la vociferación.

Se trata de una broma sin ánimo de hacer daño.

Una cosa veraniega y divertida, tontorrona pero (a la vez y valga la paradoja) ingeniosa.

¿Por qué no?

Páginas