Oprah Winfrey ficha por Apple: ¿adiós a la Casa Blanca?

Ni Cristiano Ronaldo, ni Griezmann, ni siquiera Jim Gianopulos (Paramount) o Ryan Murphy (Netflix). El fichaje del año, de la década y del siglo lo ha hecho Apple: Oprah Winfrey

La reina de la televisión, la Ana Rosa Quintana de USA, la mujer más querida y odiada de América, ha fichado por el gigante tecnológico, para potenciar su futura plataforma de streaming. 

Ni que decir tiene que las cantidades que se habrán movido habrán sido astronómicas. Eso sí, no se ha filtrado nada de los emolumentos. Quizás porque nunca se han visto tantos ceros juntos en una cifra. 

ADEMÁS: Oprah vs Trump o el triunfo de la telecracia USA

Lo que sí se sabe es que Oprah Winfrey se hará cargo de un programa original de Apple que se prolongará durante varios años, tal y como recogen los medios USA. "Programas originales que que abracen su habilidad incomparable para conectar con las audiencias del mundo", ha afirmado Apple en el comunicado que anuncia el fichaje. 

De hecho, todo huele a que será un 'The Oprah Winfrey Show', programa que entre 1986 y 2011 arrasó en Estados Unidos con su formato talk show. 

ADEMÁS: Oprah Winfrey y el tuit que le hizo ganar 12 millones de dólares

Eso sí, este fichaje supone, casi seguro, el final de las aspiraciones políticas de Oprah Winfrey. Su nombre, sobre todo tras el discurso que dio en los Globos de Oro, había sonado con fuerza como candidata demócrata para 2020. Es más, las encuestas aseguraban que podría haber derrotado a Donald Trump en unos hipotéticos comicios. 

Ahora, la Casa Blanca tendrá que esperar, pues la reina de la TV ha preferido camiarla por una casa en Cupertino, junto a Tim Cook y el espíritu de Steve Jobs. 

Fotos: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Agradecimiento con un matiz y un pero

Ver resumen Ocultar resumen

Una empresa holandesa reclama la suspensión de la emisión de la prueba

Ver resumen Ocultar resumen

Ignatius ha dado positivo por coronavirus, ergo Ignatius le sigue ganando por la cara a Felipe VI

Mientras que el autor de Vive como un mendigo, baila como un rey sí es positivo, el monarca está aislado por contacto con uno. Así las cosas, 1-0 para Ignatius. 

Páginas