The Vampire Diaries 6x22: el último baile de Elena Gilbert

Seis temporadas llenas de emociones, seis temporadas que nos han hecho suspirar con sus historias de amor con los hermanos Salvatore, pero ahora, Elena Gilbert dice adiós. ¿Para siempre? 

Este jueves se emitía el capítulo final de la sexta temporada de 'The Vampire Diaries' y como bien había anunciado Nina Dobrev a través de las redes sociales, este episodio era su despedida de la serie. Un adiós perfectamente planeado que nos deja con un sabor agridulce, dejándonos con ganas de saber más, pero también con la esperanza de que volvamos a ver a Elena en un futuro algo lejano. 

El último baile de Elena Gilbert (¡Spoilers!)

De alguna manera, todos los espectadores de 'The Vampire Diaries' sabíamos que este momento terminaría llegando. La dulce e inocente Elena Gilbert nunca se acostumbró a su nueva vida como vampira. Después de que Damon decidiera dar la cura contra el vampirismo a su adorada novia, Elena recuperaba su vida, su ansiada humanidad y la esperanza de empezar junto a Damon una vida plenamente feliz como humanos. 

Sin embargo, y a pesar de que Damon estaba dispuesto a convertirse en humano, todo se complica cuando aparece en escena Kai. El malvado miembro del aquelarre Géminis llega a la emotiva boda de su hermana Jo para acabar con la vida de ésta y de los gemelos que lleva en su interior. 

Tras dejar a un desolado Alaric, Kai une la vida de Bonnie con la de Elena a través de un hechizo. Si Bonnie muere, Elena despertará de su profundo sueño. Pero si Bonnie vive, Elena permanecerá dormida hasta que Bonnie fallezca. 

Este hecho provoca que Damon tenga que tomar una de las decisiones más complicadas de su vida: salvar la vida de Bonnie o vivir una vida llena de felicidad con Elena. El hermano mayor de los Salvatore decide matar a Kai provocando que el hechizo se vuelva permanente, salvando a Bonnie y por lo tanto renunciando al amor de Elena.

Una decisión acorde con lo que Elena hubiera querido y una salida menos dramática para el personaje de Elena, quien ahora descansa en un ataúd a la espera de que Bonnie viva su vida feliz. 

Uno de los momentos más emotivos de este capítulo es la despedida entre Elena y Bonnie. Las dos amigas, que no volverán a verse nunca, recuerdan con cariño el momento en el que Bonnie le demostró que era una bruja levitando plumas blancas. Entre lágrimas, las dos amigas se despiden y se desean toda la felicidad del mundo. Uno a uno, los miembros más cercanos a Elena se van despidiendo de ella, introduciendo recuerdos en su memoria y dándole unas últimas palabras de despedida. 

Adiós, Stelena

Un emocionado Stefan ni siquiera puede evitar las lágrimas antes de decir adiós a la que fue el amor de su vida. Es entonces cuando ambos se despiden, se agradecen todo lo que han hecho el uno por el otro y se dicen adiós hasta dentro de 60 o 70 años. Stefan decide hablar con Caroline y decirle que la esperará el tiempo que sea necesario para empezar una relación con ella.

El gran momento de este capítulo ha sido la despedida de Damon y Elena. A pesar de que ambos podrán verse dentro de 6 o 7 décadas, la despedida es dura para ambos y deciden rememorar el momento en el que se enamoraron, el baile de Miss Mystic Falls cuando ambos bailaron juntos. Entre lágrimas, la pareja se despide dispuesta a esperarse el tiempo que sea necesario para continuar con sus vidas. 

El episodio finaliza con un plano del ataúd de Elena dentro de la cripta de los Salvatore. Los días pasan y mientras vemos a Matt en un coche patrulla por Mystic Falls, observamos a un desolado Damon vigilando la cripta desde la torre de la iglesia donde días antes habló con Elena sobre la cura. 

Un final perfecto para Elena Gilbert, uno de los personajes más queridos de la serie y que resultará casi imposible reemplazar. ¿Regresará alguna vez Nina Dobrev a la serie? ¿Se despertará Elena de su profundo sueño? Tendremos que esperar a la séptima temporada de 'The Vampire Diaries'. Hasta pronto, Elena Gilbert.

Fotos: The CW, Redes Sociales 

Ver resumen Ocultar resumen

Para quienes hayan hecho la E.G.B. Con ocho basta es un título de intenso recuerdo. Porque la ponían los viernes por la tarde, una vez se había liberado a la turba infantil de las obligaciones escolares, y se disfrutaba merendando una onza de chocolate y pan o, a lo mejor, un bocadillo de chorizo pamplonica. Y ahí estaba esa familia de larga prole y sus vicisitudes y su inmensa casa con jardín.

Ver resumen Ocultar resumen

Duelo interpretativo al más alto nivel entre Olivia Colman y Gillian Anderson, es decir, Reina Isabel II y Margaret Thatcher

Ver resumen Ocultar resumen

A Kanye West no le ha gustado el consejo

Páginas