The Flash despide, con un final apoteósico, una enorme temporada

CW

Nada más terminar la season finale de The Flash, la primera pregunta que viene a la cabeza de cualquier fan de la serie es: ¿cómo puede ser que ninguna cadena esté emitiendo este pedazo de serie? The Flash no sólo ha sido una de las grandes sorpresas de la temporada televisiva en USA, sino que ha sido una de las series que mejor ha sabido construir su propio universo. Un universo en el que cabe todo: aventuras, acción, amor, humor... El resultado no ha sido otro que un rotundo éxito global y un final de agárrame que me da algo. 

A partir de aquí, spoilers a porrillo. The Flash ha optado por ser algo más que un procedimental, y ha mantenido una trama argumental permanente que ha dado con los protagonistas pendientes de un viaje al pasado y otro al futuro. Al pasado, el de Barry para salvar a su madre. El del futuro, el del Doctor Wells, o Flash Reverse, a su casa, donde odia con todas sus fuerzas al héroe rojizo. 

Fast Enough apuntaba maneras y ha cumplido todas las expectativas. El capítulo comenzaba con Wells prisionero en STAR Labs, proponiendo a Barry un trato: él le dice como viajar al pasado pero con el riesgo de que Wells pueda volver al futuro. Para ello, Barry contaría con 1,52 minutos para salvar a su madre, lo que le impediría parar al Flash Reverse de regresar al futuro. 

La duda que le surge a Barry es clara, ¿merece la pena salvar a su madre y perder la vida que ha vivido junto a Joe e Iris? Pues según el propio Joe, sí. Según su padre, no. Al final, The Flash decide viajar en el tiempo, con el riesgo de perder la vida en la transición. 

Crowded House

Mientras, el resto de protagonistas se reubica. Y es que éste ha sido otro de los grandes aciertos de la serie, hacer de ella un espectáculo coral en el que todos tengan su cuota de pantalla. Entre todos, Cisco ha destacado sobremanera. Sus comentarios sarcásticos han ido a más, su peso específico se ha multiplicado y se ha convertido en pieza clave. Incluso podría tener su propio spinoff. Arrasaría. 

Por su parte, Caitlin aprovecha que el mundo podría desaparecer (es lo que tiene crear un agujero negro para viajar en el tiempo) para casarse con Ronnie. Una boda improvisada y con pocos invitados, pero en la que suena Don't dream it's over de Crowdes House de fondo. Momentazo. 

Eso sí, para momentazos, las dos conversaciones trascendentales de Barry con Joe. Ese momento en el que le dice que es su padre, es de lagrimón. Brutal actuación de Gustin Grant y Jesse L. Martin que conmueven al tipo más duro. No pasa lo mismo con Iris. Y es que el personaje de la periodista se ha hecho pesado por momentos. Muchos. Y llegados a este punto, muchos prescindirían de ella. Pero claro, el futuro dice que se casará con Barry. Habrá que dejarla vivir. 

Y eso que antes del viaje en el tiempo, Eddie recapacita y decide volver con ella. Que le den al futuro, proclaman mientras se besan, minutos antes de que Barry vuelva 15 años atrás, al momento en que su madre está a punto de perder la vida. Sin duda, la escena de la temporada. Para sorpresa de todos, Barry no la salva. Se queda mirando como Wells la asesina y su yo del futuro salva a su yo del pasado. Sí, tres Barrys en la misma sala llega a haber. 

El bien común

Con su madre herida de muerte, Barry entra en el salón y hace lo que no pudo 15 años antes: despedirse. Ella le reconoce y no cuestiona qué pasa, sólo aprovecha para ver que su hijo está bien y que es un gran hombre. Más lágrimas. Muchas. Barry sacrifica lo que más quiere por el bien común. Eso es un héroe. Un héroe que aún tiene una tarea, evitar que Wells regrese al futuro, así que vuelve y rompe su máquina del tiempo, lo cual no sienta nada bien a Flash Reverso quien pega una soberaba paliza a Barry. 

Pero cuando está a punto de matarle y cargarse a todos sus amigos, Eddie se erige como el héroe de la temporada y se dispara en el corazón. Para sorpresa de todos, Wells desaparece. Quizás Eddie Thawne era más relevante de lo que le dijo. Quizás eran familiares directos. Quizás Eddie lo adivinó y se sacrificó por el bien común. Quizás Eddie ha sido el gran desconocido de la temporada, pero siempre nos ha caído bien y su final ha sido apoteósico. 

Una pena que su cuerpo sea absorbido por el agujero negro que los protagonistas no son capaces de cerrar. Un agujero negro que empieza a crecer y amenaza con tragarse el planeta entero. Ahí vuelve a surgir la figura de Barry, quien corre hacia el mismo centro del agujero negro, para crear un vórtice en otra dirección que termine por cerrarlo. Pero, cuando está entrando en él... ¡fin de temporada! Qué grandes sois The CW. 

No sólo han regalado a los fans una season finale brutal, sino que les han dejado con un cliffhanger de campeonato, a la altura de la mismísima Lost. Habrá que esperar varios meses para ver qué pasa con el agujero negro. ¿Imagináis que se traga a Barry y la segunda temporada sólo tiene un capítulo? Como diría Gila: me habéis matado a The Flash, pero y lo que nos hemos reído. 

Por cierto, no de risa, sino de aplauso fueron las píldoras que dejó el viaje al pasado de Barry. En él pudimos ver a Caitlin hablando con la futura villana Killer Frost, el traje que tendrá The Flash en un futuro en su museo o el casco del primer Flash de DC Comics, Jay Garrick. Una pasada. Sí, y también vimos a Cisco convertido en Vibe, un nuevo súper héroe. No pinta nada mal la segunda temporada. Lo que pinta mal es tener que esperar cinco meses para que llegue. Mientras tanto, sólo nos queda decir: ¡Run, Barry, run...!

Fotos: The CW

Ver resumen Ocultar resumen

A Kanye West no le ha gustado el consejo

Ver resumen Ocultar resumen

Han estrenado en Netflix la estupenda El juicio de los siete de Chicago, película en la que Aaron Sorkin (celebérrimo creador de El ala oeste de la Casa Blanca) vuelve a exhibir su musculado optimismo de demócrata de izquierdas que todavía, y pese a Trump, cree en el sistema.

Viendo escenas de El juicio de los siete de Chicago dan ganas de hacer la revolución.

Porque, a veces, el progresismo triunfa.

¿No?

O, como mínimo, se puede pelear por su futuro triunfo.

Ver resumen Ocultar resumen

Si ahora mismo preguntamos quién tiene, objetivamente, el mejor catálogo de streaming, pocas dudas habría a la hora de señalar a Amazon Prime Video

Lo que mucha gente señalaba como el juguete de Jeff Bezos, un servicio residual o una rama más del gigante de la venta online, se ha convertido en el referente del streaming en España. Y lo ha hecho sin hacer demasiado ruido, con un trabajo muy medido, una estrategia a medio plazo y sabiendo muy bien lo que quiere ser. 

Páginas