Star Wars: Sphero BB-8 se quiere cargar a R2D2 estas Navidades

Admitámoslo, ni Hank Solo, ni Leia ni siquiera Darth Vader. Si hay un personaje de Star Wars que lleva casi cuatro décadas en nuestros corazones, es R2D2. Y eso que ni le entendemos. A lo mejor por eso. Pues uno de los hándicaps que ha tenido C-3PO es que hablaba demasiado. 

Sea como sea, el reinado de R2D2 en el corazón de los fans de la saga, especialmente en el de los más pequeños, podría llegar a su fin con la nueva entrega. Y es que Star Wars: El despertar de la fuerza viene con un invitado inesperado, BB-8. Se trata de un robot adorable que, como JJ Abrams, rueda por toda la película. Pero en su caso, de verdad. 

149,99 dólares

Y claro, como era de esperar, la maquinaria de marketing de Star Wars, a pleno rendimiento desde finales de los 70, ha sabido sacarle rédito. El hipnótico nuevo personaje ya está a la venta por el no tan desmesurado precio de 150 dólares. Vale que es uno de los productos más caros de la historia de Star Wars pero viendo sus posibilidades, que nadie dude que estas Navidades costará encontrarlo. Por cierto, que para aprovechar al máximo las posibilidades de este juguete, lo más aconsejable es tener un smartphone. 

Es más, en las de 2016 también costará encontrarlo. Y es que un departamento de marketing no alcanza llega a los 38 años de vida, como es el caso, dejando cosas al azar. Todo está medido, controlado y perfectamente preparado. La alianza Sphero-Star Wars apunta muy alto y parece que Papá Noel y los Reyes Magos, este año, en vez de en trineo, podrán ir rodando sobre los millones de BB-8 que van a repartir por todo el mundo. Que la fuerza nos acompañe... ¡y nos pille confesados! 

Fotos y vídeo: Star Wars y Sphero

Ver resumen Ocultar resumen

Lo de este 2020 ha sido atípico y distópico y las salas de cine han permanecido vacías casi todo el rato. No podía ser menos con una pandemia devastadora asolándonos. Sin embargo, cuando se abrieron los cines ahí estaba Santiago Segura estrenando una comedia familiar. Y las familias fueron a los multicines y premiaron la osadía del que fuera Torrente y ahora hace cine para todos los públicos.

Ver resumen Ocultar resumen

Si después de las uvas quieres ver una buena película, Buscando un beso a medianoche puede resultar una opción más que ajustada en caso de que te apetezca descubrir una pieza de culto del cine independiente estrenada allá por 2007. La vimos en blanco y negro y suponemos que así sigue pero por YouTube hemos encontrado una versión en color así que, quién sabe, quizás nos hayan cambiado Buscando un beso a medianoche.

Ver resumen Ocultar resumen

La Gran Vía de Madrid vacía

Páginas