Sin Identidad 2x13: Enrique cree haber vencido, pero puede ser el truco final de María

El anterior capítulo ya había sido una catarata de emociones; Enrique consigue aquello por lo que siempre había medrado, que le postulen para ministro; Juan empieza a cometer demasiados errores que hacen que su vida vuelva a tocar fondo –jugar con María le hace perder a Helena- y desvelar ante los ojos de Enrique que le ha estado robando dinero a escondidas. En el fondo, no era ese hombre fiel que parecía ser.

Por su parte, María, al ver cómo Juan supuso una nueva decepción, decide que ha de seguir con su plan de venganza, arrastre a quien arrastre por delante. Ya su ex novio no va a ser un impedimento. Lo malo es que Enrique también lo ve ya como un enemigo.

Así que la penúltima entrega de Sin Identidad arrancaba con las cuentas pendientes de Enrique con Juan (éste le cuenta su idilio con María) y al ver cómo le despide y le aparta, empieza a temer por su vida. Así que decide acudir rápido a su casa para poner tierra de por medio. Antes, guarda todos los archivos que delatan a Enrique; los cuales llegan en ese preciso instante a Pablo, que clonó el ordenador.

Enrique empieza a ajustar cuentas antes de ser ministro

Por ello, María ya tiene su carta fuerte que jugar y mostrar al ministro para acabar con Enrique. Corrupción, desvió de capitales… será la ruina de Enrique. Demasiado fácil para ser el jefe de los Vergel. Demasiado sencillo para tratarse de María.

Todo parece abocado al enfrentamiento directo entre ella y su tío. Ya Juan no es un impedimento, y eso que ella desconoce que su tío ya ha hecho que Álex acaba con la vida del abogado. Así, sin más, sin explicación alguna.

Pero como nada puede ser fácil en Sin Identidad, todo iba a complicarse. Amparo, que tras intentar matar a Enrique está fuera de la casa descubre que María guarda mucha documentación, y ella, además, le confiesa que recuerda todo. Así que tiene la posibilidad de traicionar a su hermana para hacerle saber a Enrique quién es Mercedes Dantés.

Y lo hace, por segunda vez vende a su hermana. Como ella dice; o era María o su hijo. No tuvo elección. Eso sí, consigue un acuerdo como había querido. Pero pone a los pies de los caballos a su hermana justo ahora que el fin de Enrique parecía tan cercano. Y que María, además, había confiado en ella.

El fin de María o el de Enrique está cerca

Por eso, después Amparo al ver lo que ha hecho con su hermana se echa a llorar. Eso sí, no hace nada por evitar todo lo que ha generado ella. Remordimientos parece tener muchos, pero amor por su hermana no tanto, aunque diga que sí. Además, es casi la única persona que le quede más allá de su hijo. Porque Bruno, harto de su padre, decide estrellar su coche en la carretera.

Poco después, María parte junto a su tío a la toma de posesión en el Ministerio. Amparo, consciente de la traición, no les acompaña y prefiere que vayan ellos dos más Álex. Nada bueno puede salir de ahí. Y todo se desencadena cuando Enrique llama a María Mercedes Dantés. Todas las cartas están boca arriba. 

Después, el tren abandonado y el intento de Álex de matar a María es de lo mejor que se ha hecho en una serie española. Nivel muy alto de Sin Identidad para poner fin a la trama. Ahora, Enrique se ha fugado y recibe una foto de María muerta. ¿Pero desde cuándo ha sido un impedimento para ella el vengarse, tras que creyeran que murió? El final promete y mucho.

Fotos:Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Estupefacción entre los candidatos a Mejor Ficción

Ver resumen Ocultar resumen

Sorprendente cifra revelada por Antonio Montero

Páginas