¿Qué razón podría haber llevado a Ellen Pompeo a dejar Anatomía de Grey?

Ellen Pompeo es la imagen de Anatomía de Grey; podría decirse que ella es la imagen de la serie de ABC que desde 2005 es un éxito indiscutible. Por la vida de Meredith Grey han pasado multitud de personajes, desde que junto al resto de residentes llegara al hospital Seatle Grace. Ahora renombrado como Grey Sloan Memorial. 

Tras doce temporadas en antena, pocos son los personajes que quedan desde el inicio. De hecho, a Pompeo tan sólo le ha 'sobrevivido' en el resto del elenco Justin Chambers, que da vida a Alex en la serie. 

Ahora, en unas declaraciones recogidas por Page Six, Pompeo ha explicado las razones o la razón principal, mejor dicho, que le han llevado a ser fiel a la serie de ABC y no oír los cantos de sirenas que sí han escuchado otros compañeros de reparto.

ADEMÁS: Las despedidas más dolorosas de Anatomía de Grey

Cuestiones de edad

El motivo que ha llevado a Ellen Pompeo a no plantearse la marcha de Anatomía de Grey es la edad. Sí, ella comenzó a trabajar en la interpretación a una edad un tanto tardía. Así explicó que: "Mi decisión de quedarme está basada únicamente en la edad. A los 33 años, era lo suficientemente inteligente para saber que mi reloj estaba corriendo en Hollywood". 

Una explicación sencilla, y con un tanto de amargura, pues no deja de ser injusto que una actriz no pueda aspirar a determinados papeles por una cuestión de edad. Así, ahora, que Pompeo ha cumplido 46 años sabe que ya no es una decisión sobre la que pudiera dar marcha atrás, ni tampoco se arrepiente de ello.

ADEMÁS: ¿Cuánto gana Ellen Pompeo con su renovación con Anatomía de Grey?

Eso sí, piensa que si hubiera sido más joven al aceptar el papel "Probablemente me habría ido en busca de otras cosas". Eso no implica que la actriz no esté cómoda y feliz en una serie exitosa. Así afirma que ahora no es algo que se planetee ya que: "¿Por qué dejaría algo que es super exitoso y me pagan genial? Estoy muy contenta con la decisión que tomé de quedarme. Esto solo ha ido mejorando con el tiempo". 

Al menos los fans de la serie, después de ver la cantidad de personajes que se han marchado, pueden estar tranquilos con la continuidad de su protagonista. 

 

Ver resumen Ocultar resumen

El otro día hablábamos de películas que animan y ahora vamos a por las series, que también las hay divertidas, estupendas y muy de buen rollo. Que falta nos va a hacer de cara a que empiecen las lluvias e, incluso, los fríos del invierno.

Series que suben la moral.

De humor y amor.

Ficciones para reconciliarse con la vida.

Por ejemplo.

Ver resumen Ocultar resumen

Lo de Friends fue un fenómeno que persiste aunque hoy se esté sometiendo a revisión por su sesgo heteropatriarcal, clasista y excluyente en lo racial. Pero cómo nos gustaba. Perdonen las disculpas. Sin embargo, hubo otras comedias televisivas de los 90 y es justo reivindicarlas.

Porque no sólo fue Friends.

Hubo, por ejemplo, la magnífica Frasier.

Derivación de Cheers con un par de hermanos protagonista absolutamente hilarantes. Humor inteligente donde lo haya.

Páginas