Pudieron ser superhéroes Marvel (y se quedaron con las ganas)

Es innegable que Marvel se ha convertido en la nueva gallina de los huevos de oro en Hollywood. Todo lo que toca, lo convierte en un exitazo de cientos de millones de dólares. No en vano, casi todos sus estrenos se han situado entre las películas más taquilleras de la historia. 

Y claro, este éxito también es extrapolable a los protagonistas de sus cintas. No hay más que ver algunos ejemplos como Robert Downey Jr (Iron Man), Chris Hemsworth (Thor) o Chris Pratt (Star Lord). Podían ser más o menos conocidos antes de su incursión en el Universo Marvel pero, seamos sinceros, ahora son auténticos dioses en medio mundo. 

Thor

La pregunta es, ¿y si en vez de ellos, hubieran sido otros actores? ¿Habría sido lo mismo? Como es obvio, nunca lo sabremos. Lo que sí podemos conocer, son las opciones que Marvel barajaba para algunos de sus héroes más emblemáticos y que, por unos motivos u otros, no cuajaron. 

Y es que, ¿alguien se imagina a Channing Tatum haciendo de Thor? Pues tuvo opciones. Y muchas. Casi las mismas que tuvo Alexander Skarsgard (True Blood). Eso fue antes de que uno y otro empezaran a tomar relevancia en la Meca del Cine. Al final, fue Chris Hemsworth quien se llevó el gato al agua (gracias a sus súper poderes). Por suerte para los fans de Tatum, éste será finalmente un superhéroe Marvel, pues se meterá en la piel de Gámbito. 

Lo peor para Chris Hemsworth es que, en principio, el papel no iba a ser para él. De hecho, de los cinco actores seleccionados para el papel, él no era uno de ellos, pero sí lo era... ¡su hermano Liam! Muy fuerte. La suerte quiso que ninguno de ellos pudiera rodar la película en las fechas seleccionadas y que su mánager tuviera el ojo suficiente para volver a vender a Chris a la factoría Marvel. Lo cierto es que no le habían vuelto a llamar, tras la primera audición. 

Viuda Negra y Peggy Carter

Distinto es el caso de Emily Blunt, de quien podemos decir que estuvo en el sitio equivocado, en el momento equivocado. Ella era la primera opción de Jon Favreau para ser Black Widow. Lamentablemente, porque lo habría clavado, estaba rodando ese bodrio llamado Los viajes de Gulliver, con Jack Black y tuvo que dejar ir el papel. Un papel que fue a Scarlett Johansson, sin duda, de lo más flojito en Los Vengadores, a pesar de su embutido traje y de sus terribles secretos. 

Meses más tarde, Emily Blunt la volvió a liar parda, dejando escapar uno de los personajes femeninos más jugosos del momento: Peggy Carter. Su incursión en Capitán América, el primer Vengador, fue directamente rechazada por la actriz. Hayley Atwell aprovechó la ocasión y, de paso, se llevó una señora serie que va a estrenar segunda temporada en breve. Emily, a ver si a la tercera va la vencida. 

Iron Man y Hulk

Como todo el mundo sabe, Robert Downey Jr no estaba muy bien considerado en Hollywood, por sus problemas variados con diversas sustancias. Por tal motivo, Jon Favreau se fijó en Sam Rockwell para el papel de Tony Stark. Pero Robert es mucho Robert y, finalmente, se convirtió en el santo y seña de esta nueva hornada de superhéroes. Eso sí, Rockwell dejó tan buen sabor de boca, que se ganó el papel de villano en Iron Man 2. Algo es algo. 

Es más de lo que puede decir Joaquin Phoenix, el favorito para interpretar a Hulk, muy por encima de Mark Ruffalo. El problema es que por aquel entonces, el actor atravesaba su época extraña, con entrevistas bizarras y aspecto deplorable. Un año de experimentación que le costó, probablemente, el papel de su vida. 

Star-Lord, Loki, Ant-Man y Capitán América

¿Alguien se imagina a otro Star-Lord que no sea Chris Pratt? No, ¿verdad? Pues James Gunn barajó a Gleen Howerton, muy seriamente, para el papel. Al final, se impuso la cordura y el bueno de Chris será guardián de la galaxia durante mucho tiempo y le seguiremos adorando por los siglos de los siglos

Algo similar pasa con Chris Evans quien a punto estuvo de no ser Capitán América. El motivo no es otro que sus reiteradas negativas a aceptar el papel en sus orígenes. Por ello, Marvel se fijó en John Krasinski para el papel. Menos mal que Chris cambió de opinión. Menos mal. 

Lo que nos picará la curiosidad durante mucho tiempo es qué habría pasado si Joseph Gordon-Levitt hubiera aceptado el papel de Ant-Man. Finalmente fue para Paul Rudd, con paso por el gym incluido, pero el bueno de Joseph nos habría alegrado bastante más la vista. 

Por último, uno de los mayores crímenes que la factoría Marvel estuvo a punto de cometer: cambiar a Tom Hiddleston por Josh Hartnett. Y es que el actor inglés, optaba a ser Thor. No pudo ser, pero sí se quedó con el papel de Loki, uno de los villanos más molones de los últimos tiempos. ¿Y Josh? Pues a cazar vampiros y brujas en Penny Dreadful, que no es poco. 

Fotos: Redes Sociales y Marvel

Ver resumen Ocultar resumen

Alerta spoiler: no son nada baratas. 

The Mandalorian está consiguiendo restaurar la confianza de los fans en la saga Star Wars. Una serie de calidad, con un presupuesto inimaginable y un reparto sensacional, cuya segunda temporada está actualmente en emisión. 

Obviamente, para sufragar ese presupuesto demencial, hay que recaudar fondos y en eso Disney no tiene rival. 

Ver resumen Ocultar resumen

Sorpresa generalizada porque podría hacerlo con los demócratas

Páginas