Levántante: emoción y lágrimas en una semifinal de lo más reñida

El quinto programa de Levántate no ha sido un un programa más. Ha sido El Programa. Momentos dulces, de emoción y mucho mucho cariño, ritmo, afinación y arte. De siete parejas sólo cuatro pasaban a la gran final. Los ganadores se llevarán 30.000 euros y un viaje valorado en más de 5.000 euros. Premiazo al canto y mucho por demostrar. 

Y por si faltaba algo, allí estaba el cantante David DeMaría que aparecía en el escenario con Lorenzo (el único padre del programa frente a seis madres) y Carla. Éste era el premio para el padre y su hija por haber quedado los primeros en el programa anterior y la mejor forma de arrancar una semifinal. Señora actuación se marcaron. 

En esta primera fase, en la que votaba el público del plató, las sevillanas Verónica y Judith se han llevado el gato al agua. Su cambio de look y su nueva autoestima han atrapado al público y les han hecho pasar directamente a la final.

Familia, ternura y diversión en la segunda fase

La segunda fase ha sido muy emotiva. Cada pareja cantaba en trío con un familiar o amigo. El momentazo ha llegado cuando Vanesa se comía el escenario con su pequeña Johana y con su súper pequeña Zulema. A sus seis añitos, Zulema ha hecho que las lágrimas rodaran por todo el plató. Mucha ternura ha despertado esta princesita cantando con su hermanita y con su mamá.

Dos princesas y una reina que han hecho que los tres miembros del jurado se pusieran de pie y con ello les hicieran sumar 150 puntos muy importantes. Además de las 300 personas del público se han levantado 290. Con ello, ellas pasan también a la final de Levántate.

También ha habido momentos divertidos como el de los gaditanos Mara y Jose diciendo Omaíta de mi arma, mientras ensayaban su tema en inglés, un idioma que no han tocado en la vida. Ellos y sólo ellos han conseguido que Niña Pastori se arrancara a bailar flamenquito en el escenario. Eso sí, la de arena la han puesto las gallegas Betty y Laura han sido las primeras eliminadas.

Cuatro dúos enfrentados en duelo

En la tercera fase quedaban cuatro dúos de los que sólo dos pasarían a la final. El jurado tenía la difícil tarea de decir quién se enfrentaba con quién. Dura decisión. El I feel good de James Brown en las voces de Lorenzo y Carla y su puesta en escena ha triunfado frente al Que te quería de la Quinta Estación de Mari y Óscar.

Mientras, el No estamos locos de Ketama con el arte de Mara y Jose no ha podido con el dulce David y su madre Paqui cantando, con todo su corazón, Te quiero, te quiero de Nino Bravo. El público ha despedido a los gaditanos, una de las parejas más carismáticas del concurso, con olés. A lo toreros. 

Una final de grandes voces y mucho carisma

Así las cosas, la semana que viene tenemos una cita pendiente: la gran final de Levántate. Verónica y Judith, Johana y Vanesa, Lorenzo y Carla y Paqui y David lo darán todo en el escenario. Y lo harán acompañados por Mónica Naranjo, los miembros del jurado: Ruth Lorenzo y Niña Pastori y el pequeño Adrián, el niño con hidrocefalia tan querido en el programa.

Difícil decisión la de elegir ganador porque a todas las parejas de padre/madre- hijo/hija, público, jurado y espectadores les tenemos ya mucho cariño. 

Fotos: Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

Ismael Beiro hizo el salto a la fama después de convertirse, en abril de 2000, en el primer ganador de Gran Hermano. Esa primera edición tuvo un éxito rotundo que así reflejaron los datos de cuota de pantalla y sus récords de audiencia. Nunca antes se había emitido en España un reality show de este estilo.

Páginas