Khaleesi, Tyrion, Jesse, Piper... Los nombres seriéfilos arrasan entre los bebés USA

AMC

Tener unos padres aficionados al mundo del cine y la televisión tiene, como todo, sus pros y sus contras. Más aún al otro lado del Atlántico, donde el fandom es una religión. En el lado positivo, pues que desde bien pequeñitos, los recién nacidos crecerán entre dragones, zombies, dinosaurios, vengadores y demás. Verán mundos apocalípticos y se darán cuenta de que la realidad no es tan mala. Al menos nadie quiere comerte. 

Además, seamos sinceros, todo padre que se precie optaría por dar a su hija o su hijo una buena ración de Breaking Bad o Empire, antes que Dora La Exploradora o Caillou, ¿o no? Otra cosa es que lo hagamos, pues más de un niño puede quedar traumatizado de por vida. 

Pero claro, luego está el lado negativo, que también tiene mucho que ver con lo de traumatizarles. Y es que, si optamos por la opción Dora en vez de la de Breaking Bad, pero luego llamamos a nuestro hijo Walter White García o Khaleesi González, aunque a priori no lo parezca, sí que le estamos sentenciando a un calvario vitalicio. 

¿Cool o culo?

Y a pesar de todo, ésta es la realidad. Los actuales iconos de la cultura pop son los que marcan tendencia. Y ahora mismo, nada es más trendy que las series de televisión. Hemos pasado de los míticos Usnavy y Onedolar a los Jaime Lannister y Harley Quinn.

La pregunta que deberían hacerse algunos padres es, ¿qué pasará cuando crezcan y Juego de Tronos o Breaking Bad no sean más que un vago y anticuado recuerdo de hace dos décadas? Por suerte para los agraviados, siempre podrán cambiarse el nombre y ponerse el que se lleve en ese momento. Quien sabe si será T-1000 o Future Machine

Sea como sea, el presente es 2015 y los nombres que están arrasando en medio mundo, son los de personajes que enamoran en televisión y cine. Y los dos que más se llevan oyendo los últimos meses, en el caso de las niñas, son Elsa y Khaleesi. Tal cual. 

Frozen arrasa

Lo de Frozen ha sido un fenómeno tan inesperado como global, que ha hipnotizado a grandes y pequeños. Y claro, desde el estreno de la película, en noviembre de 2013, ha pasado tiempo de sobra para que nazcan muchas Elsas más de las habituales.

En cuanto a Khaleesi, qué vamos a decir. En 2012 ya había 150 niñas con este nombre en Estados Unidos. Si tenemos en cuenta que en estos tres años, el personaje de Emilia Clarke se ha convertido en la jefa de la serie y badass de Mereen, las cuentas apuntan a un crecimiento desmesurado. 

Qué decir de Katniss cuando estrene la Sinsajo - Parte 2, o de Hazel, la protatonista de Bajo la misma estrella. Bueno, o el caso de Maisie Williams, que hace doblete porque los padres no saben si usar Maisie o Arya (Stark), el nombre de su personaje en Juego de Tronos. Complicado. 

Ellos también

Pero claro, esto no es sólo cosa de chicas. Los varones tampoco se libran de llevar nombres de personajes molones. Archer, Tyrion y Jesse, desde hace meses, arrasan en las maternidades. Y quien crea que el fenómeno Frozen no llega al mundo varón, es que no se ha pasado recientemente por escuela infantil alguna. 

El consuelo que nos queda a anteriores generaciones es que esta moda no afectó por igual a nuestros padres. De ser así, más de uno tendríamos como amigos a Lorenzo Lamas Rodríguez, JR Ewing Sánchez o Diana Ladeuve Fernández. Ojito con esto. 

Fotos: Redes Sociales 

Ver resumen Ocultar resumen

Corría el año 1985 y se estrenaba Luz de luna, una comedia policiaca en la que (de partida) la estrella era Cybil Shepherd, icono de los 70 con clásicos como The last picture show en su filmografía. Dándole la réplica, un joven actor atractivo aunque no exactamente un galán al uso. Con algo de sobrepeso e incipiente calvicie, aquel Bruce Willis de los 80 poco tenía que ver con las estrellas masculinas del momento (de Richard Gere a Michael Paré).

Ver resumen Ocultar resumen

Estamos hablando de uno de los grandes creadores de la historia reciente de las series. David Simon. El tipo que inventó The Wire. El guionista de otras grandes ficciones como Treme o Show Me a Hero. Recientemente ha trabajado en La conjura contra América, que adapta una novela de Philip Roth en la que se especula con la posibilidad de que el mítico piloto (y filonazi) Charles Lindberg hubiera llegado a la presidencia de Estados Unidos allá por los años 30.

La imagen que encabeza este artículo es una foto promocional de dicha serie.

Ver resumen Ocultar resumen

Fue uno de los primeros documentales virales de Netflix y también uno de los más duros

Páginas