Hola, soy Aly Eckman y esto es Jackass (y un señor planchazo)

Dicen que la natación es el deporte más completo. Discrepamos. Al menos, en la variante kamikaze que lo practica Aly Eckman en este vídeo. Eso sí, hay que reconocele a la actriz su valentía y simpatía, primero por hacer el salto del ángel fail y luego por compartirlo. ¿Cómo no la vamos a adorar? 

Pero claro, es lo que tiene el calor que te da ganas de agua, y quieres llegar a ella cuanto antes. Así las cosas, la que fuera presentadora de Hable con ellas, se marca el planchazo del año (de momento). Un 10 en ejecución. Un 12 en dolor. Aly, eres una valiente (y la más gamberra). 

Pero, ¿qué pretende Aly con esto? Pues parece que la polifacética estadounidense está por repetir algunas de las hazañas de los chicos de Jackass en su piscina. Sí, los mismos que hacían suya la frase de no hay dolor y se paseaban desnudos por la nieve, se hacían perrerías entre ellos o se tiraban al agua así, al estilo planchazo.

Y como Aly es una chicarrona del norte, allá que se ha ido, con su bikini estupendo por cierto, pero con poco arte a la hora de tirarse al agua. ¿Imaginan como quedó la pobre tripa de la chica después de impactar con el agua? Si es que pica y todo sólo de pensarlo.

Ha nacido una estrella

Pero no sólo de vídeos divertidos vive la chica. También lo hace en el mundo de la música, con el nombre artístico de Aly Rae, en el que ha entrado con un nuevo tema Day After Day, con el que intenta hacerse un hueco en el mundo de las celebs musicales. Incluso, tiene videoclip en el que vemos a Aly demostrando su amor por la música.

Algo que ya ha comenzado a dar sus frutos porque, en los últimos días, se conocía la noticia de que la americana fichaba por al discográfica BMG para, a finales del próximo otoño, sacar al mercado el que será su primer trabajo como cantante ¡Mucha suerte, Aly!

​Fotos y vídeos: Youtube e Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Hay una campaña intensísima que llama al voto en Estados Unidos para dirimir la batalla Trump-Biden. Y, generalmente, quien impulsa el voto (que puede adelantarse ya mismo aunque las elecciones sean en noviembre) suele inclinarse por un desalojo ordenado de quien ha ocupado la Casa Blanca durante los últimos cuatro años.

Trump ganó, entre otras cosas, gracias a la abstención de votantes demócratas progresistas que veían a Hillary Clinton demasiado escorada a la derecha.

Y la pesadilla se hizo realidad.

Páginas