Famosos en el Metro... ¿por qué no?

Quien vive en Nueva York, lo sabe, el Metro de la ciudad es la forma más rápida de llegar de Norte a Sur y de Sur a Norte de la isla. Pero también, la más rápida de llegar de Este a Oeste y de Oeste a Este. De Perogrullo, ¿verdad? Puede que sí, pero no todo el mundo se aplica el cuento. De hecho, en muchas ocasiones puede más el aparentar y llegar al destino con un lujoso coche con chófer, eso sí, hora y media tarde, que hacerlo en suburbano, sin preocuparse de atascos.

Por suerte, no son pocos los famosos que optan por un medio de transporte más ecológico, económico y práctico como el Metro, que en su propio coche. Así las cosas, un viaje en el Subway neoyorquino se puede convertir en todo un tour por el Paseo de la Fama de Hollywood. Salvo que a varios metros bajo tierra. Y es que, el día menos pensado, vas camino de Tribeca, a ver el casoplón de Taylor Swift y, sorpresa, tu compañera de asiento es Jessica Alba. Si te pasa, actúa con normalidad, pues si comienzas a gritar y señalarla diciendo que es Jessica Alba, puede llegar a incomodarse. 

Lo mismo decimos a aquellas directioners que, por casualidad, puedan encontrarse con Harry Styles. Sí, el más deseado de One Direction es todo un bohemio y este medio de transporte centenario va muy bien con su carácter, ¿verdad? No hay más que verle, parece que el Subway se construyera para él. Eso sí, cuidado con llevar botellas, le dan algo de pavor desde un incidente que tuvo en un concierto... 

Lobezno y el transporte público

Aunque, si nos ponemos así, podemos decir lo mismo del bueno de Hugh Jackman, quien te puede contar algo sobre el sexo tántrico mientras llega su parada. Pero claro, ¿hay algo que no queden bien junto a Hugh Jackman? Hasta la parte de atrás de un frigorífico parece más bonita a su lado. Y ahí le tenemos, sonriente, con la compra del súper en la mano y la ropa de deporte puesta. Suponemos que va al gimnasio. Y lo suponemos porque si viniera, tendría las venas como oleoductos rusos. Anda que no le conocemos. Si incluso pasamos 24 horas con él. 

Otra de las ventajas de usar el Metro en Nueva York es que, si no te ha dado tiempo a ver tu serie favorita, puedes ver a su protagonista sentado en frente tuya. No es lo mismo pero, seamos sinceros, mola más. Y la variedad es tanta que hasta Netflix o HBO estarían celosas. Desde Claire Danes, la inefable Carrie Mathison en Homeland; a David Tennant, el que fuera Doctor Who y que ahora aterroriza a Jessica Jones, pasando por Kit Harington, quien a veceshttp://www.zeleb.es/tv/n/el-primer-trailer-de-la-sexta-temporada-de-juego-de-tronos-hara-que-desees-que-sea-abril-03465 llega al Muro en Metro, por eso de no pasar frío y al que podemos intentar sacarle un spoiler muy concreto de la 6ª temporada de Juego de Tronos. 

Incluso en ocasiones puedes tener suerte y hacer un Special Combo Sherlock/Moriarty. ¿Y eso qué es? Pues es la lotería con bote acumulado de varias semanas o, lo que es lo mismo, encontrar a Benedict Cumberbatch y Andrew Scott, aka, Sherlock y Moriarty versión BBC en el vagón. Complicado, sí, pero no imposible. 

De parejas va la cosa

Como tampoco lo es que te encuentres a dos de los hermanos más hollywoodienses del momento; Jake y Maggie Gyllenhaal o a parejas como Rachel McAdams (True Detective) y Michael Sheen (Masters of Sex) o a Jesse Tayler Ferguson (Modern Family) y Justin Mikita.

Es lo que tiene uno de los medios de transporte más grandes del mundo, que tiende a universalizar a todos. Aquí, estrellas de Hollywood y ciudadanos de a pie se fusionan con el paisaje, hasta incluso pasar desapercibidos. Así que, ya sabes, si vas a Nueva York y montas en Metro, nada de bajar la cabeza y pensar, a jugar a la búsqueda del famoso toca. Y sí, a mucha gente le ha pasado lo de ver a alguno y no recordar quién es hasta que le pierdes de vista. 

Fotos: Facebook

Ver resumen Ocultar resumen

Se ha convertido, por obra y gracia de la victoria de Joe Biden, en instantánea estrella de la televisión. Siempre con su chimenea detrás, corresponsal en EE.UU. desde un cálido interior, cambio de paradigma tras años de reporteros que pasaban frío emitiendo sus crónicas desde Times Square o una ventana con vistas a los rascacielos o una azotea con vista parcial del skyline neoyorquino.

Ver resumen Ocultar resumen

Con la inestimable colaboración de Maurg1

Ver resumen Ocultar resumen

Después de la tragedia, como dijo aquel, siempre sale el sol. Y, en este caso, el sol ha salido con una canción bajo el brazo. 

Horas después de la muerte de Maradona, uno de sus grandes admiradores, Andrés Calamaro, ha lanzado una espectacular versión de Bohemio, el tema que daba título a su álbum de 2013, que ha sido un bálsamo, aunque sea temporal, con el que aparcar la marcha del Pelusa. 

Páginas