EMDT 2x01: Un Cid Campeador ficticio y el adiós que nadie esperaba

Tve1 - Lunes a las 22:00

La segunda temporada de El Ministerio de Tiempo llegaba dando guerra, pero guerra de verdad. Todo comenzaba con una batalla en la Valencia de 1079.

Sergio Peris-Mencheta, en el papel de El Cid Campeador, lucha contra contra varios guerreros, con uno ellos (que muere en esta primera lucha) interpretado por Antonio Velázquez. Mientras, Ortigosa lo grababa todo con una novedosísima cámara de cine portatil.

Ya con todos los hombres por el suelo, muertos en la batalla, El Cid se da cuenta de que estas personas han fallecido 20 años antes de lo que dice la historia, por su culpa.

Mientras tanto, en la cafetería del Ministerio, Amelia y Alonso de Entrerríos probaban por primera vez las patatas bravas del siglo XXI y se mostraban encantados con este invento. También llegaban Velázquez y Julián al bar. A este último le entregaban un retrato suyo y, el pintor del siglo XVII se despedía con un Sayonara Baby, al más puro estilo Terminator.

Y hasta aparecía Charlton Heston con Menéndez Pidal cuando el actor visitó España para rodar una película junto a Sofía Loren.

Y, Susana (Mar Saura) le decía, en su faceta más orgullosa y prepotente, a Ernesto (Juan Gea) que no iba a permitir ni un fallo más.

Comienzan los viajes en el tiempo

Y, tras una reunión con Ernesto, en la que le cierra a puerta en las narices a Julián, Amelia y Alonso tenían una misión: la de viajar en el tiempo hasta 1053 para investigar a El Cid porque habían aparecido unos restos en Valencia que decían ser suyos.

Entonces los dos miembros del Ministerio, después de aprender lo que es el ADN, se ponían a investigar y Amelia se daba cuenta enseguida de que algo no encajaba. Y pronto ve que es así, cuando ve que El Cid, en pleno siglo XVI con un bolígrafo, unas fotos con una mujer y unos niños en blanco y negro y un libro gordo.

El Ministerio del Tiempo vuelve a abrir sus puertas.

También está en la misión el capitán general de los Tercios de Flandes, Espínola, quien se queda boquiabierto al descubrir lo que para él es un gran invento: un mechero.

Y, ¡sí!, se comprobaba que este Cid era un traidor, porque era en realidad el farsante Rogelio, un hombre al que pronto tendría que ver morir su esposa, Jimena.

Entre tanto, Julián está trabajando en su consulta, cuando llega el actor y director, David Fernández Sainz-Rojas, conocido por ser el creador de la web-serie, Malviviendo. Él se despedía de su doctor con un Adios Geoge Clooney.

Por último, en este episodio, Alonso terminaba como El Cid triunfador con La Tizona en la mano.

Y, llegaba una mala noticia para los ministéricos porque Julián dejaba una carta despidiéndose de todos sus compañeros y agradeciendo los buenos momentos que le habían dado, y desaparecía bajando las escaleras mecánicas y atravesando una puerta del tiempo. Estamos seguros de que este es solo un hasta pronto y que vamos a poder seguir viendo a Rodolfo Sancho en esta serie.

Hugo Silva estará en el próximo capítulo de El Ministerio del Tiempo.

En el siguiente capítulo, llegará, Hugo Silva en su papel de Pacino. Será un episodio cargado de acción, intriga y hasta de sangre.

Fotos: RTVE y Twitter.

Ver resumen Ocultar resumen

Puede que usted, señorita o caballero o lo que quiera ser vuesa merced, ni tan siquiera hubiese nacido en 2001, que no nos trajo la odisea del espacio que soñaran Kubrick y Arthur C. Clarke sino una comedia de Lina Morgan para solaz del público español disfrutante de las contorsiones de aquella cómica querida. A quien Haro Tecglen definió como "un cruce de Charlot y el pato Donald". 

Ver resumen Ocultar resumen

En el primer capítulo salía Luis del Olmo como elemento prestigiador y homenaje a esta profesión, así que nos podíamos imaginar el nivel (Maribel) pero, la verdad, no era difícil engancharse a Periodistas.Se estrenó un 13 de enero de 1998 y resume el espíritu de ese momento de cambio de siglo, cuando todo era escapismo aunque un ruído de fondo comenzaba a hacerse fuerte, de la Contracumbre de Seattle en 1999 a la muerte de Carlo Giuliani en 2001.

Páginas