El Ministerio del Tiempo. 1x16: Un encuentro muy esperado y un adiós

Tve1 - Lunes a las 22:00

Julián continuaba en Filipinas durante la Guerra de Cuba en 1898 luchando contra la inevitable muerte por inanición y deshidratación de los soldados(se comían, incluso, hasta las cucarachas) y escribiéndoles las cartas que ellos no podían, porque eran analfabetos.

Allí aparecía Alonso para apoyar a su compañero de la Patrulla del Tiempo. No iba a ser nada fácil porque al verlos hablar, el teniente le decía al capitán que sospechaba de que estos dos hombres pudieran ser espías.

Alonso iba a Filipinas para sacar a su compañero Julián de allí.

Alonso tenía un plan, y era el de escapar por un muro medio derruído sobre el que él mismo les había prometido a sus superiores que lo volvería a levantar. El caso es que al tener la mosca detrás de la oreja el teniente, justo les pillaba en el momento de huir y hacía que los encerraran y que les pusieran grilletes. Pero, ¡para algo le iban a servir a Alonso las enseñanzas de Houdini! y lograba, gracias a sus trucos, abrir los candados y escapar.

La nueva parejita de El Ministerio

Mientras, Ernesto, iba a buscar a su hijo y Pacino animaba a su compañero de piso, Alonso, para que llamara a la abogada, Elena, a la que Alonso ve como su antigua esposa, pero el de Los Tercios de Flandes no lo hace por pura timidez.

El que sí dejaba la vergüenza a un lado era el propio Pacino. El policía le confesaba a Amelia su mayor preocupación y es que su madre (interpretada por Pastora Vega) quería pedirle el divorcio a su padre (Santiago Meléndez), justo cuando acababan de sacar la Ley (podría ser una de las primeras separaciones legales de la democracia) y su progenitor había cogido su arma reglamentaria con alguna mala idea en la cabeza, pero Pacino había conseguido pararle los pies a tiempo.

Puestos a revelar secretos, Amelia Folch, le llevaba a su amigo Pacino a su propia tumba, y es que ella tenía una hija y sabía cuando iba a morir ella misma.

Amelia y Pacino por fin de unían.

Y, entre confesiones y confesiones, saltaba la chispa, la chispa se convertía, rápidamente, en llama, y acababan en la cama.

De repente, era Alonso el que estropeaba el momento llamando al móvil de Amelia para contarle que había localizado a Julián en la guerra de Filipinas y que le llevaba de vuelta a El Ministerio.

La vuelta definitiva de Julián

Tras permanecer Julián un rato en la cafetería recordando duras imágenes de guerra,  llegaba el momento más esperado y es que con Amelia y Alonso como testigos, Julián y Pacino se conocían. ¿No te había visto antes?, decía el enfermero del Samur del siglo XXI.

Julián y Pacino se saludaban tras llegar uno y comenzar a despedirse el otro.

También, había abrazo de despedida por parte de Pacino para Amelia y frasecita de Julián al verle alejarse: ¡parece un gran tipo, decía. A lo que Amelia respondía: ¡lo es!.

Así, Pacino abandonaba el Ministerio (para desgracia de los seguidores de Hugo Silva) acompañado hasta la puerta por su compañero de piso, Alonso, que le hacía prometer que volvería algún día. Y con un ¡volveré!, se cerraba el capítulo número 16 de la serie de moda de Televisión Española.

 

Fotos: RTVE y Twitter.

 

Ver resumen Ocultar resumen

Si viste Los Mundos de Yupi, eres población de riesgo

De hecho, conocer el 90% de recuerdos de hemeroteca que sacar el Archivo RTVE supone vacunarse en los próximos días. 

Sin duda, una de las joyas del Ente Público es su tremendo arsenal de recuerdos de varias generaciones. Pero claro, en Navidad toca echar mano de la hemeroteca infantil, en la que Yupi y Astraco se ganaron un lugar especial en los peques nacidos en los 80. 

Páginas