El gran problema de Chris Pratt en el rodaje de Jurassic World

Quien se crea que el rodaje de Jurassic World ha sido sencillo para Chris Pratt, se equivoca por completo. Sí, vale que la película está arrasando en taquilla (acumula 1.385 millones de dólares y ya es la quinta más taquillera de la historia); vale que el actor está enamorando a medio mundo con una promoción simpática y cercana; y vale que la dino-fever está afectando a todo el planeta, pero no ha sido fácil. 

El bueno de Chris Pratt se ha encontrado con un serio problema a la hora de rodar varias escenas de la película. Un problema que nos ha demostrado que Chris Pratt no es perfecto. ¿El motivo? No sabe silbar. Bueno, no sabía. Ahora sí es perfecto. Pero claro, teniendo en cuenta que Owen Grady, su personaje en el filme, no para de silbar a los dinosaurios, pues la gente de producción tenía que buscar soluciones. 

Y al final, aprendió

Aunque claro, si la gente que ha podido dar vida a los dinosaurios, no es capaz de hacer silbar a Chris Pratt, apaga y vámonos. Además, lo han hecho por el método sencillo, pidiéndole que haga el paripé de silbar, y poniendo un silbido encima. A la vieja usanza. Pero claro, con tropecientas cámaras grabando, era cuestión de tiempo que la verdad saliera a la luz. 

Menos mal que Chris Pratt es perro viejo y ya se había curado en salud hace tiempo, reconociendo que no sabía silbar. Más vale prevenir que curar. Pero lo mejor de todo es que, tras muchos esfuerzos, entrenamientos y probaturas, el actor por fin aprendió a silbar. Eso sí, para desesperación del equipo de rodaje, la película ya había sido terminada de grabar. Por este tipo de cosas hay que adorar a Chris Pratt

Fotos y vídeo: Youtube

Ver resumen Ocultar resumen

Lo mejor de Netflix son, a día de hoy, sus documentales. Tanto true crime en el catálogo empacha pero, entre la hojarasca, aparece Supongamos que Nueva York es una ciudad, maravilla dirigida por Martin Scorsese, o este Crack: Cocaína, corrupción y constpiración que contiene en toda su crudeza la verdad sobre una plaga que se extendió sobre la podredumbre de la revolución conservadora iniciada por Reagan.

Ver resumen Ocultar resumen

Echando mano de uno de sus míticos personajes

Ver resumen Ocultar resumen

Si una vela explota, cualquier cosa puede pasar

Páginas