El gran descuido: Cara Delevingne lo enseña todo (y ni se da cuenta)

Una de las ventajas de contar con Cara Delevingne en una de tus películas es que, lo haga mejor o lo haga peor, sabes que va a darlo todo. Y cuando hablamos de darlo todo, nos referimos al rodaje y fuera de él. Y como muestra, un botón. Su último proyecto, Pan, la enésima adaptación del famoso cuento creado por el escocés James Matthew Barrie. 

Pues bien, este filme llegará a los cines el próximo 9 de octubre. Y lo hará con un brutal reparto encabezado por Hugh Jackman, Amanda Seyfried, Rooney Mara o Reese Whiterspoon. Casi nada. Junto a ellas, una sirena llamada Cara Delevingne que poco a poco, sigue nadando en su ascendente carrera como actriz. Salvo cuando decide caerse...

Una carrera que, sin embargo, no ha restado a la ex modelo un ápice de su frescura, desparpajo y rebeldía sobre la alfombra roja. De hecho, tuvimos una buena muestra este domingo, en el cine Odeon de Londres. Cine donde se presentaba la película, entre cientos de aficionados y millones de personas pendientes en todo el mundo. 

Vigilando la retaguardia

Todos los protagonistas de la película estaban en la puesta de largo de la película y, como no, Cara Delevingne se presentó con su mejor cara y un vestidazo que quitaba el hipo. Plumas, estilazo y un largo muy corto. Si, por paradójico que parezca, el largo del vestido se quedaba muy corto, sobre todo, si en algún momento querías estirararte para llegar a tus fans. Algo que Cara Delevingne hizo en un momento dado. 

¿Resultado? Pues lo que pasa cuando no vigilas la retaguardia... ¡trasero al aire y aluvión de flashes hacia las famosas posaderas de la británica! Que sí, que las hemos visto en mil ocasiones, que Cara no tiene problema en salir desnuda donde sea pero es que la alfombra roja es la alfombra roja. 

Eso sí, al menos el momentazo quedó de lo más elegante. Y es que, a pesar de que se le vio gran parte de su trasero, la postura y el vestido ayudaron a dulcificar el momento hot de la noche. Es una de las grandes virtudes de Cara, convertir un momento complicado en algo anecdótico, incluso un momento ups en un regalo inesperado para todas las portadas del mundo (casi como el que dio con su polémica entrevista en Good Day Sacramento)

La gran semana

Así las cosas, si alguien dudaba si ir a ver Pan al cine, Cara le ha dado una razón más para hacerlo. Y es que, haciendo como hace de sirena, lo lógico es que en el filme tenga menos ropa aún que en esta presentación. Por complicado que parezca. Aunque, para complicado, el cruce de acusaciones que ha tenido la joven, de 23 años, esta semana pasada. 

Y es que, cuando nadie lo esperaba, el bueno de Richard Madden (Robb Stark en Juego de Tronos) lanzó unas acusaciones nada elegantes contra Cara Delevingne y su labor como actriz. Como era de esperar, Cara no tardó en responder. Genio y figura el de esta escultura. 

Quienes tienen que estar encantados, son los dueños de Warner Bros quienes están viendo como la promoción de su película va de maravilla. De hecho, ya han tomado nota para sus nuevos proyectos: nada de cubrir la retaguardia de Cara. 

Fotos: Gtres e Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Ir al kiosco a mancharse las manos de tinta con la prensa diaria es un ejercicio de militancia pleistocénica, no apto para millennials ni posteriores juventudes que bastante tienen con lo que tienen (ya lo ha dicho Macron: "Es difícil tener 20 años en 2020"). Y ya no digamos eso de comprar revistas, a no ser que hablemos de las del corazón o el Vogue, que siguen teniendo su público multidisciplinar y de varias generaciones. 

Así que concluyamos que mantener en papel una publicación dedicada al rock&roll es una heroicidad que hay que aplaudir.

Ver resumen Ocultar resumen

Iker Jiménez hace tiempo que cogió la linde del coronavirus como tema central de Cuarto Milenio y está dispuesto a ir con todo hasta el final. 

En esta ocasión, el presentador del programa de Cuatro ha querido analizar la realidad de China o, más bien, su versión de la realidad de China, situando allí el origen de la pandemia.

Y para hacerlo, Iker Jiménez ha optado por llamar a un colaborador conocido y reconocible por su discurso neoliberal, conservador y, sobre todo, por su viralísimo vídeo de las mentiras. 

Páginas