El anuncio de la Lotería de Navidad, en peligro

No sabemos si forma parte de los planes de El Grinch, si es una broma veraniega o si realmente va a suceder así; pero la Navidad, al menos tal y como se conoce en España peligra. Si no toda en sí, no es necesario alarmar inncesariamente, sí lo hace uno de los buques insignias de la misma. 

Hablamos del anuncio de la loteria de Navidad, o al menos del spot navideño que hemos ido viviendo todos estos años. Y es que la Comisión Nacional del Mercado y de la Competencia (CNMC) ha alertado de que los anuncios de Loteria de Navidad y otros anuncios de operadores públicos donde se hace referencia a valores como la libertad o las ilusiones podrían no ser admisibles, con la entrada de la nueva regulación de comunicaciones comerciales en juego.

Esto de concluye en el informe que la CNMC ha elaborado sobre el Proyecto de Real Decreto de comunicaciones comerciales de las actividades de juego y del tipo de juego responsable, que esperan promover con el futuro proyecto normativo. 

Donde, sí ha dejado claro ya la CNMC, que entraría a prohibir es aquellos anuncios que sugieran, o den a entender que jugar a la loteria u otros juegos de azar, puede ser una alternativa que soluciones problemas tan serios como depresiones, soledad, financieros o de otro carácter personal. 

De momento, es un proyecto 

Además el texto contempla también la opción de no permitir imágenes de menores en los anuncios navideños de lotería (y en el resto también), lo que conllevaría que los niños de San Ildefonso (tan presentes en ocasiones) no podrían aperecer en los mismos. 

Y se limitará también la presencia de famosos, que tengan un atractivo especial para menores, y que eso pueda provocar su compra compulsiva  o addicón a los juegos de azar. 

Así, que ya sabemos que este año (casi con seguirdad el siguiente, para dar tiempo a que el proyecto se apruebe en Las Cortes) el anuncio con el que los españoles dan el pistoletazo de salida a la Navidad pierda parte de su ensencia tradicional. Aunque no deja de ser cierto que ha ido cambiando a lo largo de los últimos años.

Años de un anuncio que es tradición

Esas imágenes del calvo de la lotería (nombre con el que quedó bautizado para siempre el actor Clive Arrindel) es muy dificíl que se vuelvan a repetir en un futuro próximo. Blanco y negro, nieve y él repartiendo alegría e lusiones entre los que, después, serían premiados. De eso, con el nuevo proyecto, poco o nada podría quedar. 

Ni tampoco de ese comentadísimo spot de Monserrat Caballé, David Bustamante, Raphael, Marta Sánchez y La niña Pastori cantaban un villancico (que dio para infinidad de memes) en un pueblo al que llevaban la ilusión navideña gracias al sorteo. 

Y claro, tampoco, nuestro camarero podrá reservarnos un décimo premiado, para que cuando el resto de vecinos celebren que son nuevos ricos no nos sintamos excluidos.  Bueno, en la vida real si hay un Antonio como el del anuncio se podrá, en la televisión.