Daredevil o la mejor escena de lucha en la historia de la TV

A quién le importa si el universo Marvel es cóncavo o convexo? Lo realmente importante es que es amplio como él solo y está haciendo que súper héroes más o menos conocidos recuperen esplendores perdidos. Huelga decir nada de Los Vengadores y sus taquillazos continuos. Pero a ellos se están sumando algunos héroes que parecían desahuciados. 

Es el caso de Daredevil, al que Ben Affleck dio una estocada que parecía mortal, pero al que Charlie Cox y, sobre todo, Netflix han hecho brillar de nuevo como nunca antes lo había hecho. La serie ha sorprendido a propios y extraños y sus 13 capítulos han dejado un sabor de boca inmejorable a todo el que la ha visto. Que no han sido pocos. 

Es más, cómo habrá sido el éxito, que Netflix ha publicado sus datos de audiencia. Algo sin precedentes. Datos en los que revela que el 10,7% de sus casi 41 millones de suscriptores, había visto al menos un episodio de la serie, los 11 días posteriores a su estreno. Cabe recordar que Netflx sube a su plataforma VOD las temporadas completas. 

¿Esto qué significa? Pues significa que el héroe ciego tiene más espectadores que House of Cards, el buque insignia de la casa, que se queda en 6,5%. Vamos, una pasada. La pregunta es, ¿qué tiene Daredevil que enamora tanto? En vez de enumerar todas sus cualidades, que no son pocas, vamos a centrarnos en una: las peleas. 

Bailando con su enemigo

No es tema baladí. Una serie de súper héroes debe cuidad sus escenas de acción más que cualquier otra y en este caso, no sólo las han cuidado, las han convertido en obras de arte. En concreto, nos referimos a la batalla final del segundo capítulo (atención spoilers). Una sola toma, de más de cinco minutos, de una batalla en la que Matt Murdock se enfrenta a una banda de secuestradores... ¡en un pasillo! 

La grandiosidad de la misma se basa en el realimso que le da Phil Abraham a la dirección de lo que, más que una batalla, es una coreografía perfecta. Un perfecto baile sincronizado en el que el contexto, el color y los golpes que recibe, hacen que el espectador empatice con Daredevil. Que se siente en el sofá y sienta como le duela cada golpe que el héroe ciego recibe. 

Y es que ésa es la grandeza de Matt Murdock en esta escena. Es humano. No es inmortal, ni un dios, ni ha mutado. Es un abogado ciego que entrena duro para desarrollar sus otros sentidos. De ahí que entiendas como escucha los pasos a su espalda, pero que también reciba una soberana paliza. 

Es más, tras cinco minutos, su personaje termina el baile exhausto, medio muerto pero con la satisfacción del deber cumplido. Es entonces cuando Daredevil respira... ¡y también el espectador! Y es que, los cinco minutos que dura la lucha, todo el mundo los pasa con la respiración contenida. ¿No te lo crees? Dale al play, disfruta y, cuando termine la escena, respira. 

Fotos y vídeo: Netflix

Ver resumen Ocultar resumen

Estrenada este viernes 27 de noviembre en HBO, The Flight Attendant es la reinvención de Kaley Cuoco tras tantos años en The Big Bang Theory. Un thriller, basado en la novela de Chris Bohjalian, que nos presenta una nueva faceta de la actriz y a la vez, al ser también comedia negra, aprovecha lo que ya ha demostrado que hace tan bien.

¿Quieres saber más? Abróchate el cinturón, despegamos.

Ver resumen Ocultar resumen

La noticia la dio hace unos días la revista Variety. El regreso de Doctor en Alaska está en marcha. Lo prepara la CBS y el punto de partida será la vuelta a Cicely del doctor Fleischman para acudir a un funeral. Melancólico arranque absolutamente perfecto para agitar en televisisva coctelera la nostalgia de una serie icónica de los 90 y las ganas de saber qué ha sido de la vida de aquel estrafalario grupo de seres humanos perdidos en el frío norte.

Ver resumen Ocultar resumen

En el catálogo de Netflix abunda el true crime hasta extremos estomagantes. Todo son crímenes convertidos en documental y muchos de esos documentales resultan (confesémoslo) soporíferos. Pero Carmel: ¿Quién mató a María Marta? es otra cosa. Un policial perfecto, con crimen en un country (así se denominan las urbanizaciones de lujo en Argentina) y un sinfín de sospechosos de clase alta y un fiscal justiciero y un país asomado al televisor durante años al acecho de cada detalle.

Un asesinato sin resolver o resuelto sólo a medias.

Páginas