Aquellos momentos inolvidables de Mad Men

Hablar de Mad Men es hacerlo de una serie histórica, de una ficción que durante siete temporadas cautivó a una legión de fieles de Don Draper y de todo el equipo de publicistas de Sterling Cooper.  Una historia construida en una época apasionante para el mundo de la publicidad. Donde fumar era permitido, donde algunos se creían dioses capaces de vender el mundo a cualquier precio.

Una serie icónica, con un diseño cuidado, un vestuario aún más cuidado y unos guiones a la altura de lo que se pretendía contar dejan para el recuerdo grandes momentos. Cada fan de Mad Men tendrá los suyos pero hay algunos que es imposible obviar por alguien.

Don es un tipo de carácter, testarudo y poco dado a dar su brazo a torcer o parecer débil. Al fin y al cabo es un tiburón, hecho a sí mismo y triunfador en un mundo tan difícil como el de la publicidad. Pero a veces hay excepciones y la de Don es cuando muestra un gesto casi de súplica pidiendo a Peggy que se quede en la agencia, que no se marche a otra empresa en la que se sienta más valorada.  Su pupila no sucumba a su capacidad de convicción y por fin vuela libre diciéndole adiós.

Don y Peggy, una relación especial

Otro gran momento entre ambos es cuando ven un amanecer en la empresa unidos de la mano. Don Draper por fin comienza a asumir, entre alcohol, que Anne Draper y con ella parece que se ha ido parte de él. Pero siempre está presente el Don jefe, trabajador exigente y pide a Peggy que termine una campaña.

Al final le confiesa que sabe que se ha ido la única persona que sabía quién era él, ella le interrumpe de forma cómplice diciendo que eso no es cierto en referencia a ella. Uno de los grandes capítulos de la serie.

Un momento, que es unánime sobre los mejores es cuando Joan decide poner precio a su cuerpo para poder obtener  la cuenta de Jaguar. Lo cual le abrirá las puertas para ser socia de la agencia. Pete es quien le lanza la proposición algo que Don ve como algo que no debe de hacer. Así que intenta convencer a Joan, la cual le recibe en bata. Piensa que la puede convencer, pero él desconoce que llega tarde. Se marcha y al día siguiente la ve en la junta directiva. Una vez más las imágenes y silencios dicen más en Mad Men que los diálogos.

La música fue la eterna compañera

Un instante esperado por muchos era cuando Don Draper revelara sus orígenes tan ocultos durante varias temporadas. Se desvela que en realidad no es su verdadero nombre, Sino Dick Whitman. Él suplantó a Draper, muerto en Corea, para volver antes de la guerray huir de su familia.

Así que el día que lleva a sus hijos a conocer la casa donde vivió durante su infancia es uno de esos momentos que pasa a la galería de recuerdos de Mad Men.

Y hay algo más que define a Mad Men. No sería un momento, sino centenares de ellos. Y es que la música es clave para entenderla. ¿Qué sería de ella sin la música?  Han sonado muchas canciones, pero era la época de los Beatles y que se escuchara sonido original de la banda fue el último gran momento de la serie. 

Fotos: Twitter, Facebook, Canal +

Ver resumen Ocultar resumen

El gambito de dama es una apertura de ajedrez fundamental para aquellos que jueguen o se interesen por el mundillo de los peones, alfiles, torres y demás piezas sobre cuadros blancos y negros. Después del estreno de la miniserie del momento, que lleva el nombre del movimiento, tal vez haya aumentado la afición a este sesudo juego.

Si el drama de Netflix te ha dejado con ganas de más, aquí tienes unas cuantas propuestas centradas en el ajedrez.

Te preparamos el tablero, tú mueve ficha.

Adelante. 

Ver resumen Ocultar resumen

Quien pensara que la reunión del reparto de El Príncipe de Bel-Air iba a ser una más de las muchas que ha habido, o de las que el propio elenco ya ha celebrado, está en un error mayúsculo. 

Páginas