Ana de Armas y la conquista de Hollywood

La carrera de la actriz cubana Ana de Armas no podría ir mejor. Y es que su nombre está empezando a colarse en más de una película de Hollywood, compartiendo "luces, cámara y acción" con algunos de los nombres más importantes de la industria del cine norteamericano. Por eso, y porque participará en la secuela de Blade Runner, podemos decir que Ana de Armas está conquistando Hollywood.

La actriz comenzó desde muy pronta edad con la interpretación. Tenía 14 años cuando comenzó a estudiar arte dramático y con Una rosa de Francia, en la cual compartía pantalla con Alex González, se estrenó en la gran pantalla. Tras eso, decidió que, a los 18 años, quería probar algo nuevo y, como sus abuelos eran españoles, se mudó a España sin dudarlo ni un segundo. El Internado es la serie de televisión adolescente y de misterio que nos hizo conocerla por primera vez. 

MV5BODhkY2E2ZTQtODc2Mi00MGU1LTkxOTUtNDUyNzczMjFkMmMxXkEyXkFqcGdeQXVyNjI3ODg3NDY@._V1_

Su talento y aquellos ojos verdes que conseguían hipnotizar a través de la pantalla consiguieron que la carrera de Ana se lanzase en España. Tras la serie protagonizó algunos de los títulos más taquilleros como Mentiras y gordas o Por un puñado de besos, además de compaginarlo con su vuelta a la televisión con la serie Hispania: la leyenda.

ADEMÁS: Ana de Armas, ¿la sucesora de Penélope Cruz?

Sin embargo, Ana quería más. Por eso, hizo una locura por segunda vez en su vida: se mudó a Los Ángeles. Dicen que quien no arriesga, no gana, y eso lo llevó a rajatabla. Según la actriz ha confesado varias veces que la decisión de dejar España e irse a la aventura a América fue arriesgado, porque suponía dejar atrás la carrera que tenía en España y volver a empezar de cero. Sin embargo, la decisión le salió más que bien.

Hand of Stone

Dos años después de haberse mudado a la meca del cine, Ana de Armas ha trabajado con grandes estrellas del cine americano: Keanu Reeves, Robert de Niro, Scott Eastwood, Miles Teller y Bradley Cooper entre otros. Y una importante lista de películas ya llevan su nombre en el cartel, como es el caso de Daughter of God y Knock, knock (en las que trabajó con Keanu Reeves, con quien tiene una maravillosa amistad), Hands of Stone ( con de Niro), Overdrive (con Scott Eastwood) o War Dogs (con Miles Teller y Bradley Cooper).

ADEMÁS: Jared Leto se une a Ryan Gosling en Blade Runner 2

La última conquista de Ana es su participación en la secuela de Blade Runner, en la que compartirá pantalla con Ryan Gosling, Harrison Ford y Jared Leto.

DL_u307263_063

Sin duda una buena manera de conseguir sus objetivos y de proyectar su carrera que, poco a poco, se va volviendo de oro. 

Fotos: Gtres, IMDB e Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

La polarización nos conduce a lugares donde es imposible cualquier discusión sosegada. "¡Fascista!". "No, fascista tú, y además cabrón!". Ese es el nivel. Y en Twitter el mal tono se eleva a la enésima potencia. Sin embargo, de vez en cuando hay reflexiones que merece la pena leer. Es lo que ha sucedido con Marwan, que en un larguísimo hilo (no exento de autoironía en un humorístico giro final) ha explicado las contradicciones que conlleva defender la libertad de expresión, el derecho a manifestarse y otros asuntos.

Por ejemplo, el de la violencia policial.

Ver resumen Ocultar resumen

Lo de Díaz Ayuso en la Asamblea de Madrid con un adoquín en la mano ha dado lugar a memes y comentarios de toda clase y condición. Naturalmente, se ha señalado el copyright de tan ostentoso gesto político: el gran Albert Rivera, que antes de llevar a su partido a la ruinita salió con un pedrusco en la mano para agitar las aguas de un debate entre candidatos que le miraron entre la perplejidad y el cachondeo.

Ver resumen Ocultar resumen

Y no sólo a Toni Cantó. La derecha patria estaba en Twitter exultante porque en el programa más visto de Antena 3, un espacio infantil en el que primero se opina de políitca y luego hay experimentos del QUIMICEFA, Carlos Alsina disparó crítica tras crítica contra Pablo Iglesias. 

Pero a lo que vamos.

Fue a divertirse a El Hormiguero el mismísimo Carlos Alsina.

Y Pablo Motos, como quien no quiere la cosa, le dio carrete para que pusiese a caldo a Podemos.

Lo previsible. Toni Cantó disfrutó como un niño con la velada.

Páginas