Ana de Armas, Ana de Armas, ¿ese chico al que besas es tu nuevo novio?

Vaya, vaya, vaya, la sorpresa que nos ha regalado Ana de Armas en forma de fotografía instagramera. Dicen que la primavera la sangre altera pero a la actriz parece ser el calor del verano lo que le hace estar más cariñosa que nunca. Si hace unos días teníamos la sospecha de que el corazón de Ana volvía a estar ocupado, hoy esa sospechas casi se convierten en certezas, a falta de confirmación de la propia implicada. 

Y es que la actriz nos lo ha ido dejando ver poco a poco, dándonos tiempo para que chismorremos sobre la posibilidad de que su corazón volviera a estar ocupado. Su perfil de Instagram era un no parar de corazones, emojis sonrientes y mariposas metafóricas en el ambiente. Algo se intuía. Y por si fuera poco, siempre se repetía un nombre: Frank linlatt. Sospechoso, ¿verdad?

¡Fin a los chismorreos (o casi)! Las dudas han quedado semi disipadas con su última actualización: Ana nos ha regalado un beso muy apasionado, en un día que ella misma calificó como perfecto. Casi nada. Al parecer, era el cumpleaños del sospechoso hombre, quien tuvo el mejor regalo que podía recibir: un beso de su Ana de Armas. Alguno daría su reino por este presente.  

La foto rebosa ternura la miremos como la miremos. Acompañados por una banda, en un paisaje envidiable, con copa de champagne en la mano y globos, así es como la pareja decide mostrar al mundo entero lo felices que están. La gran pregunta es, ¿están felices como pareja, como amigos, como amigos con derechos...? Por Dior, queremos saber. 

Lo que no cabe duda es que Ana derrocha felicidad, y cada día más. Su carrera en Estados Unidos empieza a despegar, su rostro y su nombre se están convirtiendo en habituales y conocidos en la Meca del Cine y, lo mejor de todo, sigue igual de sensual e hipnótica que siempre. Y es que, aunque siga teniendo esa cara de niña buena que enamora allá por donde pasa, Ana de Armas ya ha cumplido 27 años. Parece que fue ayer cuando la conocimos en El Internado pero ya ha pasado un tiempecito. 

¿Y quién es él?

Para saber quien es él, debemos remontarnos y hacer un breve repaso a la carrera profesional de la actriz. Ana de Armas, cubana de nacimiento, decidió probar suerte en nuestro país para impulsar su carrera como actriz. ¡Y desde luego que lo hizo! Con la serie El Internado, Ana consiguió una gran fama en la pequeña pantalla que le impulsó al mundo del cine. 

Ahora vuelve a pasar, tras la ruptura matrimonial con el también actor Marc Clotet, la cubana decidió volver a cruzar el charco para probar suerte. Esta vez, a Los Ángeles. El comienzo en el mercado americano no fue fácil para Ana. Decenas de castings y contratos con diversas agencias eran el día a día de la actriz. Probablemente fue en uno de esos castings donde conoció al hombre del beso, Frank Linlatt. 

El joven trabaja en una de las agencias de artistas más importantes de Los Ángeles, Creative Artists Agency (CAA). Parece ser que ha sido el trabajo lo que les ha unido. ¡Para que luego nos quejemos de que sea lunes y tengamos que volver a trabajar! Nativo de Los Ángeles, estudió Film&Digital Media en la Universidad de Santa Cruz, en California. 

La vida le sonríe a Ana de Armas al otro lado del charco. Y aunque no siempre los inicios son fáciles, ahora Ana parece tenerlo todo: ¿amor? y trabajo es lo que todos queremos en nuestra vida, y ella lo tiene. Ahora sólo falta la foto que diga: Sí, éste es mi chico... Mirad qué guapo. Esperando estamos. 

Fotos: Instagram y Facebook

Ver resumen Ocultar resumen

Repasando las tonterías que nos han hecho gracia esta semana en Twitter volvemos a reir con @wisnton_lobo y su comparación entre Penélope Cruz y Pepe Viyuela. No es la primera vez que alguien apunta en esa dirección. Pero @wisnton_lobo ha desarrollado esta idea.

¿Inquietante?

Bueno, un modo como cualquier otro de sonreir y olvidarse (sólo por un momento) de tantas cuestiones complicadas con las que tenemos que lidiar en estos tiempos.

Veamos.

Ver resumen Ocultar resumen

Durante esta semana se ha producido en Twitter un animado debate entre quienes se ríen con las cosas de Ignatius Farray y quienes dicen que no les hace la más mínima gracia.

Opiniones puede haber para todos los gustos.

Faltaría más.

Y el propio Ignatius ha colgado en su perfil de Twitter opiniones a favor y en contra.

Ver resumen Ocultar resumen

En lo más oscuro de la primera ola de la pandemia vimos a Ana Belén cantando Agapimú junto a Carlos Areces y ello disipó algunas melancolías, fue un fogonazo de luz en medio de las tinieblas. Ojete Calor, moderno grupo de bromas y veras, reivindicaba así a una musa de la Transición que fue niña prodigio del cine como Rocío Dúrcal o Marisol y luego ha tenido una muy fructífera carrera.

Páginas