7 motivos por los que adorar a Frank Underwood y House of Cards

Se ha hecho esperar. Quizás demasiado. Pero, como bien dice Frank Underwood, la generosidad también es una forma de poder y los fans de la serie han sido muy generosos. Y, sobre todo, muy pacientes.

A finales de febrero, Netflix estrenó la tercera temporada de su serie fetiche, House of Cards. Y es que, a pesar de tener otros shows de éxito, como la sorprendente Orange is the New Black, la serie que protagoniza Kevin Spacey fue la primera que produjo la plataforma. Si a ello le sumamos que su éxito ha sido arrollador, a nadie le debe extrañar que sea la niña mimada de Netflix. 

Eso sí, lo es por méritos propios. Heredera en espíritu de un clásico como El Ala Oeste de la Casa Blanca, sus tramas, intrigas y luchas de poder, la han situado, en dos temporadas, entre las mejores series del momento y a sus protagonistas, Kevin Spacey y Robin Wright, como dos referentes televisivos. Además de premiados con sendos Globos de Oro. 

Presidente Underwood

Esta tercera entrega, que consta de 13 capítulos, (atención Spoilers) arrancará con Frank Underwood investido como 46º presidente de Estados Unidos. Eso sí, con una salvedad: no ha recibido un sólo voto en las urnas. Y es que Francis, el hombre que domina las cloacas de Washington como nadie, no ha dudado en pisar, traicionar, incluso matar, para llegar a la cima del mundo, la Presidencia de USA. 

Pero una cosa es llegar y otra mantenerse. Desde el Despacho Oval de la Casa Blanca, Franck Underwood controlará el mundo pero multiplicará sus enemigos ¿Será suficiente su astucia y pericia para no perder el puesto que tanto le ha costado alcanzar? La respuesta, a partir de este viernes. 

Lo que está claro es que, a pesar de lo mezquino de su personaje, Francis Underwood ha sabido ganarse al público. Sus monólogos a la cámara, en los que parece hablar directamente con el espectador, sus artimañas imposibles que al final resultan o su tándemo perfecto con Claire Underwood, son hipnóticos. No hay más que ver las ganas que tenía todo el mundo de volver a ver al clan Underwood en acción. Un claro que, en dos temporadas, ya ha dejado momentos memorables. 

Fotos: Facebook y Netflix

Ver resumen Ocultar resumen

En otros tiempos se acometía la tarea de arrancar un año nuevo con resaca y reservas de ibuprofeno o aspirina pero en estos días de pandemia vaya usted a saber, lo mismo nos hemos levantado frescas como lechugas. De cualquier manera, el 1 de enero es jornada para hacer uso y abuso de sofá y manta y para ver series y películas que no nos exijan un alto grado de actividad cerebral.

Con que a ver, ¿qué vemos?

Ver resumen Ocultar resumen

Bromas que se hacen en Twitter y nos gustan. Venga, que no hay que tomarse siempre la vida en serio. Por ejemplo, este parecido razonable que Nidea (@nyconene) ha encontrao para Baby Yoda.

El pequeño Yoda es uno de los personajes televisivos de 2020 y, además, junto a DiCaprio riéndose en Django desencadenado, rey de los memes.

Y sí, esta versión en muñeco de trapo se parece a un comunicador español de extremo centro.

O por ahí.

Ver resumen Ocultar resumen

Bueno, en realidad ha sido Sara quien ha hecho la incómoda aunque necesaria pregunta. 

En un año en el que la calidad del contenido televisivo, especialmente en España, ha sido sobresaliente, no conviene olvidar los bien denominados truños que mucha gente se ha tragado, sin saber el motivo real. 

Ojo, que para gustos, colores; y para variedad, las series. 

Páginas