7 escenas memorables del cine con hamburguesas como protagonistas

Dice el refrán que para gustos colores pero lo cierto es que este refrán bien podría tener su versión gastronómica. Para gustos, hamburguesasSuena mejor, ¿verdad? Más apetitoso. Nos pueden gustar más o menos; podemos encontrarlas desde un euro hasta cantidades indecentes; pero la variedad es tan amplia que podríamos probar una hamburguesa distinta cada día, durante el resto de nuestras vidas. 

Ternera, pollo, pescado, dulce, salda, con ketchup, sin cebolla, de tofu, de kobe... Madre del amor hermoso, qué agobio y qué hambre. Sea como sea, las hamburguesas, desde hace décadas, han trascendido más allá de lo gastronómico. Se han convertido en todo un símbolo, un icono de la cultura pop, una seña de identidad que ha llegado, como no podía ser de otra manera, hasta el séptimo arte. 

Y no hablamos de la típica escena de me como la hamburguesa y fuera. No. Hablamos de escenas míticas que han quedado para el recuerdo, gracias a la susodicha hamburguesa. Sí, ésas que cada vez que recordamos, nos obligan a quitarnos la gusa comiéndonos una lo más parecida posible. 

Grease

Y si hablamos de escenas con hamburguesas, hay una que a toda una generación le viene en seguida a la cabeza. Es la marca de la casa, Kenickie deja señal por donde pasaSí, es nuestro Kenickie, el de Grease (1978) y sí, está respondiendo a Rizzo, quien justo acaba de decir que tiene más cardenales que El Vaticano

Lo siguiente que hace el Thunderbird es comerse media hamburguesa de un bocado y decir, con ella aún en la boca, me encanta cuando te pones romántica, tras la sentencia de Rizzo: you pigNo hace falta traducción, ¿verdad?

Pulp Fiction 

Y de un clásico de los 70 como Greasea uno de los 90 como Pulp Fiction (1994)Una de las grandes obras de Tarantino, dejó momentos épicos, pero pocos como el que nos regaló Samuel L. Jackson, junto a John Travolta. Vincent y Jules están en el piso de Brett y es ahí cuando Vincent sitúa a las hamburguesas como piedra angular de todo buen desayunoAmén a eso.

Eso sí, su alegato se ve refrendado con hechos. En concreto, con un señor bocado de la Big Kahuna, creada por el propio Tarantino. Por si alguien no lo recuerda, se llevó el Oscar a Mejor Guión. 

Un día de furia

Hubo un momento, de hecho, fueron varios años, en los Michael Douglas molaba. Pero en Un día de furia (1993) alcanzó el cénit de lo molón. Y lo hizo en una hamburguesería, a las 11:33 horas, cuando quería desayunar.

El bueno de Bill Foster vio como su día se seguía torciendo cuando Rick, el encargado, se niega a servirle por haberse pasado tres minutos de la hora de desayunos. Nada que una metralleta, unas voces y un par de disparos no arreglen. Al fin y al cabo, sólo quería desayunar

Dos tontos muy tontos

A qué matón se le ocurre meterse con Harry y Lloyd, esto es, Jeff Daniels y Jim Carrey, en Dos tontos muy tontos (1994)Lo que era una parada para comer algo, se convirtió en el fin del matón que se iba a cargar a estos dos monguers. El motivo no es otro que los pepinillos que le metieron en su hamburguesa especial.

Dos disparatados minutos más tarde, el matón está muerto por una dosis letal de pastillas equivocadas. Mítico. 

Lluvia de Albóndidas

Si nos concedieran un deseo, a buen seguro que pensaríamos en algo egoísta. Si fueran tres, más de uno se pensaría lo de que llueva comida del cielo.

Es lo que pasa en Lluvia de Albóndigas (2009)donde Flint inventa una máquina que consigue, entre otras cosas, que lluevan hamburguesas. Adiós al hambre en el mundo... ¡y adiós a la ropa limpia en el mundo!

La Pantera Rosa

Momento hilarante el que nos regala Steve Martin junto a Jean Reno en La Pantera Rosa (2006)

La película no es nada del otro mundo pero deja una curiosa teoría que afirma que sólo serás capaz de hablar inglés, cuando pronuncies hamburguesa de la forma correcta. De ahí que en la escena, repitan la palabra unas tropecientas mil veces. 

American Beauty

Cinco Oscars, entre ellos a Mejor Actor y Mejor Película en 1999. Merecidos todos. Y es que sólo por el momento Mr Smiley, ya merece la pena toda la película. Lester Burnham se estrena en la hamburguesería atendiendo a su mujer... ¡y su amante!

Dos minutos de escena que ya le valían el Oscar al que años más tarde, hemos vuelto a adorar en su versión Frank Underwood

Fotos y vídeos: Redes Sociales y Youtube

Ver resumen Ocultar resumen

Alerta spoiler: no son nada baratas. 

The Mandalorian está consiguiendo restaurar la confianza de los fans en la saga Star Wars. Una serie de calidad, con un presupuesto inimaginable y un reparto sensacional, cuya segunda temporada está actualmente en emisión. 

Obviamente, para sufragar ese presupuesto demencial, hay que recaudar fondos y en eso Disney no tiene rival. 

Ver resumen Ocultar resumen

Sorpresa generalizada porque podría hacerlo con los demócratas

Páginas