25 máquinas recreativas con las que casi nos arruinamos

Hubo un tiempo, no hace tanto, en el que las salas de máquinas o recreativos, eran el punto de encuentro de la juventud. No había Facebook, no teníamos Internet y, por supuesto, los smartphones estaban aún en estado embrionario y muy lejos de lo que son ahora 

Así las cosas, la tecnología de ocio más asequible, la ofrecían las máquinas recreativas.

ADEMÁS: Los vídeos de Pokemon GO que demuestran que hemos tocado fondo como especie

De hecho, era habitual encontrarlas, no sólo en salas de juegos, sino también en bares, restaurantes o centros comerciales de todo tipo.

Obviamente, y con la variedad que había, siempre te acababas enganchando a alguna. Ese juego de tus amores que te sabías de memoria, pero del que no te cansabas de jugar.

ADEMÁS: Series y películas infantiles que rozaban lo traumático

Con 25 pesetas, te pasabas media tarde distraído. Eso sí que era ocio low cost y no lo de ahora. La pregunta es, ¿cuál era tu máquina favorita?

Tridente mítico

Y es que había juegos para todos los gustos. Ahora, si hubo tres que pusieron de acuerdo a medio mundo, esos fueron Space Invaders (1977), Tetris (1980) y Pac Man (1984)Sin duda, tres de los juegos más influyentes de la historia, con cifras y números de récord y millones de personas en todo el planeta picados con ellos mismos y sus amigos/competidores. 

La prueba del éxito de estos tres juegos es sencilla: ¿alguien no ha jugado, aunque sea sólo una vez, a uno de ellos? Nadie, ¿verdad? Ahí está la prueba. De hecho, no había sala de recreativos que no tuviera, como mínimo, una representante de este tridente recreativo que se ha convertido en leyenda. 

ADEMÁS: 15 escenas de lucha con las que te vendrás muy arriba

Ahora, para leyenda, algunos juegos de lucha que cambiaron el sector para siempre.

Juegos, eso sí, en los que distinguíamos dos tipos: los de combate 2D contra otro adversario (fuera la computadora) o fuera otra persona; y los juegos de lucha cooperativa, en la que uno o varios jugadores iban pasando pantallas y avanzando, hasta llegar al monstruo final. 

Round 1... ¡Fight!

Entre los segundos, hubo nombres míticos como Double Dragon (1987) o Cadillacs and Dinosarus (1993) que causaron sensación. Ahora, ni uno ni otro llegaron al nivel de aceptación y éxito, al menos el tiempo que convivieron, de Golden Axe (1989)Con el toque retro que le daban sus burdos 8-bits, este arcade se convirtió en un título de culto y no era raro ver a gente hacer cola para jugar. 

Un enano, una amazona y un guerrero eran las opciones a elegir. Sí, todos cogíamos casi siempre al guerrero, lo gozábamos dando patadas a los gnomos con pociones y nos enfadábamos sobremanera cuando un esqueleto nos golpeaba y se nos iba el dinosaurio que lanzaba fuego. Era complicado como pocos pero más adictivo que las chucherías. 

Pero claro, volviendo a la opción de combate 1 vs 1, tenemos otro título histórico: Street Fighter (1991)Capcom se lución con la secuela de su juego, que vino a confirmar la falsedad de las segundas partes y el dicho famoso

Ryu, Ken, Guile, Chun Li eran parte de la familia. Nos sabíamos todos los movimientos especiales y el reto no era terminar el juego, sino hacerlo con todos y cada uno de los personajes. Con Balrog o Dhalsim era más que complicado

Diversión educativa (¿?)

Estos son sólo un pequeño adelanto de lo que podrás encontrar en la galería de la parte superior. 25 recreativas con las que una generación casi se arruina pero que, entre otras cosas, fue la primera autoescuela de muchos: véase Out Run (1986); despertó el interés deportivo de otros: Tehkan World Cup (1985) o afinó los reflejos de otros cuantos: Arkanoid (1986)

La gran pregunta, como ya hemos dicho al principio, es: ¿cuál era tu favorito? La siguiente, obviamente, es... ¿Tienes cambio de 20 duros? 

Fotos: Reddit, Tumblr e Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Mejor streamer del mundo en Esports Awards 2020

Ver resumen Ocultar resumen

Se ha convertido, por obra y gracia de la victoria de Joe Biden, en instantánea estrella de la televisión. Siempre con su chimenea detrás, corresponsal en EE.UU. desde un cálido interior, cambio de paradigma tras años de reporteros que pasaban frío emitiendo sus crónicas desde Times Square o una ventana con vistas a los rascacielos o una azotea con vista parcial del skyline neoyorquino.

Páginas