10 momentazos en los que Friends nos hizo llorar a moco tendido

Hay series buenas. También hay series malas. Hay series muy buenas. También muy malas. Y luego hay series que, sencillamente, son leyenda. Esas con las que, sólo escuchar un acorde de su intro, ya reconoces. Esas que todo el mundo ha visto. Esas de las que te sabes todos sus diálogos, referencias y anécdotas. Y no cabe duda que Friends es una de ellas. 

Durante 10 temporadas, Monica, Rachel, Phoebe, Chandler, Joey y Ross formaron parte de millones de familias en todo el mundo. Todos tenían su favorito, pero a todos se les quería por igual. Una década de risas y buen rollo, con un final que vieron una media de 52,5 millones de personas en Estados Unidos y con el que más de uno y de dos soltaron una lagrimilla. 

Y eso es precisamente lo que queremos recordar. Esos momentos en los que Friends nos rompió el corazón y nos hizo llorar. Vale que el 95% del tiempo todo era de color de rosa pero ese 5% era del que se te clavaba en el alma. 

1. Un descanso

Y si no, pensemos por un momento en el mítico... ¡estábamos tomándonos un descanso! Sí, ese divertido latiguillo de Ross, surgió tras tener un affair, horas antes de que Rachel decidiera volver con él. La pareja perfecta dejaba de ser pareja y los espectadores, durante años, odiaron a Cupido

2. Adiós, señor Perfecto

Y ojo, ésta no fue, ni mucho menos, la única ruptura dolorosa de la serie. En el top de las rupturas también se cuela la de Richard con Mónica. El hombre perfecto. Elegante, atractivo, millonario... pero Mónica estaba enamorada de Chandler. Hasta para romper fue elegante. Lo hicieron bailando, mientras los espectadores llorábamos a moco tendido porque no sabíamos si volveríamos a ver a Tom Selleck, uno de los grandes cameos de la serie. 

3. La proposición

Eso sí, esta ruptura supouso que Chandler y Mónica afianzaran su sorprendente relación y nos regalaran momentos hilarantes y, como era de esperar, lacrimógenos. Eso sí, en este caso de emoción. Y es que, ¿quién no recuerda a Mónica intentando pedir matrimonio a su chico, e incapaz de hacerlo por los nervios y las lágrimas? No todo va a ser dolor, ¿no?

4. Best Friends Forever

Y como diría el gran José Mota, las gallinas que salen por las que entran. Si Chaendler se casaba con Mónica, ¿qué pasaba con Joey? Pues esta disyuntiva llevó al galán de raíces italianas a sincerarse con su BFF y decirle lo mucho que le echaba de menos. 

5. ¿Emily o Rachel?

No obstante, en el ranking de echar de menos, la palma se la llevó Ross quien añoró durante décadas a Rachel. Tal es así que en pleno altar, antes de dar el sí quiero a Emily, se equivocó de nombre. ¡Se equivocó de nombre y diho Rachel! Vale que Emily no nos gustaba demasiado pero eso fue demasiado para todos. Más que nada porque fue el final de la cuarta temporada y nos tocó esperar meses para ver qué pasaba después. Ríos de lágrimas corrieron. 

6. Adiós, hijas mías

Aunque claro, tampoco fue fácil digerir que a Phoebe le quitaran a las trillizas. Vale que ya sabíamos que iban a ser para su hermano, pero dolió igual. Sobre todo ese momento en que se despide de ellos. Ufff.

7. El golpe más duro

Y es que los hijos o la ausencia de ellos también nos hicieron sufrir de lo lindo. Nadie recuerda ya cuando Mónica se entera que no podrá tener hijos con Chandler. El sueño de su vida roto y un nudo en la garganta de millones de personas. 

8. El golpe más esperado

Eso sí, al final siempre había forma de arreglar las cosas. Porque también lloramos, de felicidad, cuando la pareja adoptó, aunque Chandler tuviera que soltar un señor discurso a Erica, la madre de alquiler, para que no se quedara con el bebé. 

9. El final perfecto

Y para momento lágrimas, ése en el que Rachel deja un mensaje a Ross en el contestador, mientras vuelva a París y el mensaje se corta. Nadie sabe si el avión ha despegado o se ha quedado. Dónde está Rachel y dónde está Emma. Y de repente, Ross abre la puerta y ahí está ella. Preciosa. Más guapa que nunca. Es la penúltima escena de la serie. Por fin, Ross y Rachel juntos para siempre. 

10. Hasta siempre, amigos

Y es que la última escena, la más dolorosa, la que cerró Friends para siempre, fue la del piso de Mónica y Rachel vacío. Ése con el que reímos y lloramos durante 10 años. Ese que tanto añoramos. Ese que nunca volverá.

Fotos y vídeos: Redes Sociales

Ver resumen Ocultar resumen

El gambito de dama es una apertura de ajedrez fundamental para aquellos que jueguen o se interesen por el mundillo de los peones, alfiles, torres y demás piezas sobre cuadros blancos y negros. Después del estreno de la miniserie del momento, que lleva el nombre del movimiento, tal vez haya aumentado la afición a este sesudo juego.

Si el drama de Netflix te ha dejado con ganas de más, aquí tienes unas cuantas propuestas centradas en el ajedrez.

Te preparamos el tablero, tú mueve ficha.

Adelante. 

Ver resumen Ocultar resumen

Quien pensara que la reunión del reparto de El Príncipe de Bel-Air iba a ser una más de las muchas que ha habido, o de las que el propio elenco ya ha celebrado, está en un error mayúsculo. 

Páginas