10 canciones de película que cantamos sin conocer la letra

Seamos sinceros, hay quienes no están hechos para el inglés. Vale que las nuevas generaciones vienen bilingües casi de serie, pero hay otras a las que la lengua de su Graciosa Majestad no les entra ni a base de tés cada media hora. Y claro, todo son risas y buen rollo, porque el castellano se habla en todo el mundo. Pero esas risas no lo son tanto cuando vamos al cine o vemos alguna película. ¿Cómo?

Sí. Por poner un ejemplo. Ese día que, por enésima vez están poniendo Pretty Woman en la tele. Y claro, como está estipulado, hay que verla. Es casi hipnótica esta película. Y en ésas que llega el final de la película, Richard Gere llega al piso de Julia Roberts (que bien pudo ser otra actriz, por cierto), y empieza a sonar It must have been love de Roxette. Y te arrancas a cantar pero... ¡Oh, my God, no te sabes la letra! ¿A quién le importa? Sabes cómo suena y te arrancas. Ése es el espíritu. 

The Bodyguard

En homenaje a este momento me vengo arriba porque yo lo valgo, hemos recopilado las mejores canciones para arrancarse por todo lo alto, a pesar de no sabernos la letra. Y si estamos por lo romántico, no podemos dejar de recordar a I will always love you de Whitney Houston en El Guardaespaldas. Esa canción en la que todo el mundo espera el And aaaaiiiiaaaaahhhh para cantar pero luego se calla toda la canción. Un clásico. 

Titanic

Algo parecido pasa con la gran canción de Celine Dion, My heart will go on. La banda sonora de Titanic que, 20 años después, sigue emocionando a millones de personas, pero que siguen sin aprendérsela. Sí, el principio nos lo sabemos todos: Every night in my dreams, I see you, I feeeeeeel you... ¿pero luego qué? A esperar al estribillo y poco más. A Celine Dion esto le duele.

The Replacements

Igual que le duele a Gloria Gaynor que, tras escuchar su I will survive millones de veces, aún nadie se la sepa entera. Bueno, nadie no, porque Orlando Jones la clavó en The Replacements, cuando se arrancó junto a Keanu Reeves en la cárcel. Pero claro, él habla inglés perfecto. 

Grease

Bueno, y qué decir de Grease. Sí, el clásico musical de los 70 resulta casi imposible para quien no controle mucho inglés. Eso sí, especialmente complicada es la canción que despide la película. Ese You are the one that I want que se marcan Danny y Sandy en la feria y que parece un trabalenguas para el más común de los humanos. Todo un reto. 

Dirty Dancing

Eso sí, el caso más sangrante de la historia pasa por Johnny Castley Baby, los protagonistas de Dirty Dancing. Y es que, no sólo pasa porque todo el mundo ha visto la película, sino que pocos quedan que no hayan intentado el baile que hace la pareja mientras suena The Time of my life. Y a pesar de eso, sólo nos sabemos las primeras palabras... Now I have the time of my life... y ya. Disimulamos bailando pero eso tampoco lo controla la mayoría. Vaya panorama. 

Nine weeks and a half

Lo peor de todo es que ese tipo de momentos sonrojanes también pasan en la intimidad. ¿Quién no ha intentado hacer un streptease al ritmo de Joe Cocker y su You can leave your heart on? Y claro, no tenemos en cuenta que ni somos Kim Basinger, ni Mickey Rourke (en su época humana), ni sabemos inglés. Así las cosas, tras las trompetas iniciales, empieza la debacle. Una retirada a tiempo, a veces, es una victoria. 

The Lion King

Dejando a un lado los dos rombos, tenemos también el ejemplo infantil. Sí, los niños ahora nacen diciendo Thank you al doctor y a la matrona, pero a la generación anterior, el gen British no les tocó de serie. Y claro, si ves El Rey León en versión original, te das cuenta de que Hakuna Matata no mola tanto. 

Rocky

Como tampoco mola ponerte The eye of the tiger para motivarte, venirte arriba con el brutal inicio de la canción de Survivor, sentir como el espíritu de Rocky recorre tu cuerpo y, de repente, empezar a cantar y quedarte parado. Bajón total, adiós Stallone y de vuelta a casa. 

The Wonders

Por último, tenemos una canción que tiene doble truco. Y es que The Wonders y su pelotazo That things you do, se empeñó en humillar a gente no una, sino dos veces. La primera, tras su primera frase: You, doing that things you do and breaking my heart in to a million pieces... ¿cómo sigue? Ni idea. Pues nada, a bailar... 

Y aquí venía la segunda humillación. Pensabas: música de los 60, vale, hago lo de subir los brazos en forma de ola, luego me tapo la nariz y bajo, verás qué risas. Con lo que poca gente cuenta en ese punto de la canción es que sólo lleva 15 segundos, y que aún le quedan más de dos minutos en los que o bien te haces un bis infinito o bien, como el 99% de gente, vas a buscar algo de beber. 

Tras este cruel pero efectivo repaso, más de uno recordará esas sabias palabras de madre: el inglés te sirve pa tó. Siempre tienen razón. 

Fotos y vídeo: Youtube y Redes Sociales

Ver resumen Ocultar resumen

Alerta spoiler: no son nada baratas. 

The Mandalorian está consiguiendo restaurar la confianza de los fans en la saga Star Wars. Una serie de calidad, con un presupuesto inimaginable y un reparto sensacional, cuya segunda temporada está actualmente en emisión. 

Obviamente, para sufragar ese presupuesto demencial, hay que recaudar fondos y en eso Disney no tiene rival. 

Ver resumen Ocultar resumen

Sorpresa generalizada porque podría hacerlo con los demócratas

Páginas