Muere Jean-Claude Carrière, mítico guionista de Luis Buñuel

Su nombre está inscrito con mayúsculas en la historia del cine porque fue su pluma la que contribuyó a fortalecer los guiones de obras maestras como Belle de Jour, El fantasma de la libertad, El discreto encanto de la burguesía, Ese oscuro objeto de deseo o La Vía Láctea. Películas todas ellas dirigidas por Luis Buñuel y buñuelescas en cuanto a espíritu pero con el toque Jean-Claude Carrière, escritor, literato y amigo del genio de Calanda.

Ha muerto Jean-Claude Carrière en su casa de París a los 89 años por causas naturales.

Se va un fabuloso escribidor que se inició como novelista (a los 24 años ya había publicado su primera obra) pero pronto fue captado por el cine y, además de su estrecho trabajo con Buñuel, firmó guiones de otras grandes piezas como Tamaño natural (de Berlanga), El tambor de hojalata, Cyrano de Bergerac, Valmont, La cinta blanca (sí, la de Michael Haneke) o El artista y la modelo (sí, la penúltima grandísima película de Fernando Trueba).

Además, dio forma literaria a un fabulos libro de memorias en el que Luis Buñuel se autorretrató: Mi último suspiro. Una delicia absolutamente recomendable.

Adiós a un surrealista ganador de un Oscar honorífico en 2014.

Un hombre de cine a quien el mundo del cine adoraba, uno de esos personajes cultos y exquisitos a quien escuchar con atención cada vez que salía en un reportaje o documental.

Buñuel es historia del arte y ahora ya es historia Jean-Claude Carriére.

El cine europeo ya es otro (o está en trance de desaparición debido a las plaformas de streaming) y Carrére hubiera escrito hoy para HBO y Netflix.

Comenzó con Buñuel en Diario de una camarera. Continuó colaborando con el aragonés hasta su fallecimiento.

Fue mítico y no nos arrepentimos del tópico califiicativo incluído en el titular.

ADEMÁS: Las mejores películas del cine español

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Si los Globos de Oro son la antesala de los Oscar, la gala más importante del cine va a ser muy divertida. 

Sorpresas, distancia social, premios póstumos y varios nombres propios son los que han dejado unos Globos de Oro atípicos

Páginas