Meritxell Martorell (21 días): Me enamoré de un refugiado y terminó en la cárcel

"Me enamoré de un refugiado y terminó en la cárcel". Podría sonar a título de película de sobremesa de esas que ponen los fines de semana, pero no. Podría ser un nuevo libro de María Dueñas donde el amor (no en tiempos de costuras) parece imposible hasta el final, pero tampoco.

La historia es la de la periodista Meritxell Martorell, presentadora de la última temporada de 21 días (Cuatro), y se ha convertido en algo digno de mención. Porque lo mismo se habla de ello en el ascensor que en la máquina de café de la oficina. El porqué de tanta expectación, lo cuenta ella misma a través de Vice.

meritxell-y-harud,-historia-de-un-amor

ADEMÁS: Ella es Meritxell Martorell, la chica de Cuatro

"En febrero de 2016 aterricé en Lesbos para vivir de cerca la situación de los cientos, a veces miles, de refugiados que llegan a la isla griega a diario", dice la periodista en su texto. Y allí ocurrió todo. Porque, cámara en mano y con el nervio en el cuerpo por ver la crudeza de lo que allí ocurría, se enamoró de Harud, un joven que formaba parte de una protesta contra Macedonia donde los refugiados como él no eran bienvenidos.

"Lleva más de dos años separado de su familia. Tuvo que huir de Irán por miedo a ser ejecutado: había publicado varios artículos en contra del régimen iraní y, aunque lo hizo siempre bajo seudónimo, las amenazas empezaron a asustarle", asegura la periodista refiriéndose al chico que había conocido.

la-periodista-ha-contado-su-historia-en-vice

ADEMÁS: Sting tuvo a refugiados trabajando para él casi como esclavos

"Aunque el cansancio y la constante lucha por sobrevivir lo han castigado, me sigue pareciendo más atractivo ahora. Tiene 30 años pero su mirada parece mayor. Por unos minutos olvido todo lo que me rodea. El frío se convierte ahora en una temperatura ideal, la gasolinera es el escenario de una novela romántica y pierdo totalmente la noción del espacio y el tiempo. Todo se alinea, no sé dónde estoy".

Las cosas se complican

Historia romántica que llega igual que se va porque, al final, todo se complica para que sus destinos se separen. Porque tras días de conversaciones a la luz de la luna, desayunos para dos e historias de esto y aquello, llega el final. "Al quinto día me grita como nunca antes: Meritxell, ven al bus. Me preocupo y voy pitando. Con los ojos llorosos me dice que salimos ya, que nuestro bus ha sido elegido para cruzar la frontera. Pido un segundo al conductor para despedirme de Harud, pero él me dice que de eso nada".

la-periodista-presento-la-ultima-temporada-de-21-dias

ADEMÁS: Cuatro, así empezó todo

Pero, como en toda buena historia de amor, hay segunda parte. Porque no todo se queda ahí, porque aún hay tiempo para seguir en contacto (benditas redes sociales) y, además, hay un reencuentro tiempo después. Pasado un tiempo "recibo la noticia de que Harud ha llegado a Hannover, Alemania. No lo dudo ni un segundo, me compro un vuelo a Alemania".

"Quedo con Harud en la estación de trenes y cuando lo veo me tiro a sus brazos de un salto, está sano y salvo. Descubro que Harud debería haberse inscrito ya en un campo de refugiados pero ha preferido esperar. Al tiempo me acompaña al aeropuerto y somos incapaces de aceptar ese momento: se nos ocurre la idea más disparatada que os podáis imaginar".

cuatro-trato-el-tema-de-los-refugiados-en-uno-de-sus-21-dias

Un amor imposible

Es entonces cuando ambos vuelan a Barcelona, juntos. "Hablo con mi familia y les confieso que su hija, enamorada, acaba de cruzar la frontera con un refugiado sin papeles. Mi madre viene a verme preocupada, le presento a Harud como si de su yerno se tratase y se le parte el corazón. Me da su mejor consejo pero no escucho nada".

Pasado un tiempo y viendo los problemas de quedarse en un país incumpliendo la ley vigente, Harud vuelve a Alemania. "Pocas horas después, recibo un mensaje del conductor de BlablaCar diciendo que ha sido detenido en la frontera de España con Francia. No sé nada de él durante los siguientes 21 días".

meritxell-y-harud,-historia-de-un-amor-imposible

ADEMÁS: Las locuras de amor más raras de las celebrities

Sin embargo, como en toda buena historia, hay final feliz. O, por lo menos, para Harud. "A día de hoy Harud está viviendo en Lyon, ha conseguido trabajo en Amnistía Internacional y está cumpliendo su deseo de trabajar en Europa como representante de Derechos Humanos. Sin embargo, mientras tanto otros siguen esperando en el campo de refugiados de Hannover, todavía sin asilo, todavía haciendo colas".

Fotos: Cuatro y Facebook (Blog Meritxell Martorell en Vice)

Ver resumen Ocultar resumen

El presentador ha desaparecido, tras varios años de gran protagonismo en su vuelta a televisión

Ver resumen Ocultar resumen

El famoso productor ha tenido que huir de su propia casa

Páginas