Las fotos de infancia de Ignatius son la octava maravilla del mundo

Quien esperara una entrevista surrealista, loca y frenética de Ignatius Farray en El Hormiguero, seguramente se ha llevado un chasco. O al contrario, una grata sorpresa

El cómico, quien visitaba el programa de Pablo Motos para presentar su libro Vive como un mendigo, baila como un rey, ha regalado una entrevista inteligente, elocuente y de lo más interesante

Y es que, lejos de la imagen que mucha gente tiene de él, Ignatius Farray es una de las mentes más privilegiadas del mundo de la comedia en España. "Soy una persona ensimismada a la que le pagan dinero por estar fuera de sí". La forma de definirse no es la que tendría El loco de las coles. 

ADEMÁS: ¿Eres capaz de superar este test de cultura general?

Eso sí, las fotos de su pasado le delatan. Y a pesar de ello, no ha dudado en regar el libro de un buen puñado de instantáneas que dejan claro que el destino del cómico era dedicarse al humor. 

Así lo ha puesto de manifiesto Pablo Motos, haciendo un repaso a algunas de las mejores fotos de infancia de Ignatius. Sin ir más lejos, la que presente a Little Ignatius con un año, vestido de Nerón: "Ahí se torció todo", señalaba el aludido. 

Un cumpleaños, una foto en el colegio o el retrato de la orla universitaria han servido para que Ignatius Farray deje a Pablo Motos sin palabras, con sus interesantes reflexiones, y al público también, pero por los looks de sus fotos de infancia. Inenarrables. 

ADEMÁS: ¡Odian sus canciones más famosas!

Ahora, no ha sido el único momentazo que ha dejado Ignatius Farray en el programa. Y es que el cómico se ha aventurado a contar por qué La Hora Chanante tuvo contenida a la ultraderecha en España. 

Todo ocurrió en el Bar Triskel, en el madrileño barrio de Malasaña, donde el cómico, en plena actuación, se peleó con un skinhead. Una pelea de bar que derivó en una vendetta por suplantación que al final no era tal y que explica por qué Vox no surgió a principios de siglo, gracias al Loco de las Coles. 

Fotos y vídeo: Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Ir al kiosco a mancharse las manos de tinta con la prensa diaria es un ejercicio de militancia pleistocénica, no apto para millennials ni posteriores juventudes que bastante tienen con lo que tienen (ya lo ha dicho Macron: "Es difícil tener 20 años en 2020"). Y ya no digamos eso de comprar revistas, a no ser que hablemos de las del corazón o el Vogue, que siguen teniendo su público multidisciplinar y de varias generaciones. 

Así que concluyamos que mantener en papel una publicación dedicada al rock&roll es una heroicidad que hay que aplaudir.

Ver resumen Ocultar resumen

Iker Jiménez hace tiempo que cogió la linde del coronavirus como tema central de Cuarto Milenio y está dispuesto a ir con todo hasta el final. 

En esta ocasión, el presentador del programa de Cuatro ha querido analizar la realidad de China o, más bien, su versión de la realidad de China, situando allí el origen de la pandemia.

Y para hacerlo, Iker Jiménez ha optado por llamar a un colaborador conocido y reconocible por su discurso neoliberal, conservador y, sobre todo, por su viralísimo vídeo de las mentiras. 

Páginas