La segunda parte de 'Contagio' en la que trabaja Steven Soderbergh

Fue Contagio (dirigida por Steven Soderbergh) una película estimable que, sin embargo, no obtuvo el favor del público. Se estrenó en 2011 y fue un fracaso de taquilla. Quizá porque a nadie le gusta que le den malas noticias del futuro con tal grado de deprimente detalle. Y es que Contagio (lo sabrán) anticipó el modo en que esta pandemia nos ha crujido. Durante la pavorosa primera ola tuvo Contagio un enorme éxito en Netflix. Es raro pero sí, vivíamos una especie de distopia y en las plataformas de streaming lo más visto era lo distópico. Somos una rareza esta especie humana de tan inmensa capacidad para sobrevivir.

Y ahora puede que se ruede Contagio 2.

Steven Soderbergh contó en un podcast (Happy Sad Confused de Josh Horowitz) que está trabajando con el guionista Scott Burns en una especie de "secuela filosófica".

Veremos en qué se sustancia ese trabajo metafísico pero, de momento, querríamos a Jude Law en la secuela porque el bloguero/periodista malévolo y manipulador era de lo mejor y, además, vimos durante la primera ola de la pandemia cuánto cabronazo de sus mismas características aprovechó para hacerse pasar por informador. A través de blogs, Twitter, YouTube pero también (¡ay!) en esas tertulias televisivas en las que no hacen ascos a nada.

Veremos si ese texto que Steven Soderbergh está trabajando llega a algún puerto o se pierde en el piélago de proyectos perdidos que profileran en Hollywood.

En cualquier caso, ¿cómo continuar una película como Contagio?

Y, además, ¿querríamos verla?

Contagio sólo tiene dos desenlaces posibles: el éxito de la raza humana o la extinción. Queremos lo primero.

Sí estaría bien recuperar el reparto original: Matt Damon, Kate Winslet, Laurence Fishburne, Gwyneth Paltrow, Marion Cotillard...

Excelentes intérpretes.

Y que poco caso hicimos a este título cuando se estrenó. De un modo extraño, ha acabado convirtiéndose en pieza de culto. Los caminos del Señor son inexcrutables.

ADEMÁS: Películas para levantar el ánimo

Ver resumen Ocultar resumen

Fue un género que tuvo su mejor momento en los 70 del pretérito siglo XX y luego se puso mucho por televisión, en las sobremesas, y después como vino se fue. Qué tiempos aquellos en que El coloso en llamas (1974) era una película navideña más. Para quien no lo sepa, El coloso en llamas trata de un edificio ultramoderno a prueba de todo accidente, rascacielos enorme donde los haya, que se incendia y queda la gente atrapada en los pisos superiores y ahí tiene que ir Paul Newman, que es arquitecto, a salvar a todo el mundo.

Ver resumen Ocultar resumen

La capacidad de Hollywood para crear iconos, galanes, divas o referentes de belleza es infinita. 

Desde tiempos inmemoriales, la Meca del Cine ha dicho al mundo quién era guapo o guapa y el mundo ha respondido, en la mayoría de ocasiones, de forma afirmativa. 

Y es que, las cosas como son, se puede estar de acuerdo o no con esta forma de manipular cánones de belleza que tiene Hollywood. Ahora, lo que no se les puede negar es que para hacerlo, cuentan con intérpretes que son objetivamente atractivos. 

Páginas