La loca visita de Johnny Depp a San Sebastián

Ha sido la estrella de este domingo en San Sebastián, el icono hollywoodiense con el que el festival ha demostrado que sigue convocando a los grandes nombres de la industria cinematográfica mundial. Aunque Johnny Depp va a su aire y, según las crónicas, ha hecho sudar sangre a los organizadores del festival porque ha llegado un par de horas tarde a sus citas con la prensa, se ha paseado por la ciudad dando espectáculo a los fans y ha pretendido, en todo momento, divertirse como si hubiese acudido a una fiesta con amistades irrevocables en vez de a un evento con horario y agenda.

Su actitud se entendía si teníamos en cuenta que Johnny Depp ha presentado en San Sebastián un documental sobre Shane McGowan, líder del grupo británico The Pogues y verdadero creyente en la religión del alcohol, la fiesta y el desfase.

El título del documental es Crock of Gold: A few rounds with Shane MacGowan y ha sido producido por el actor de Piratas del Caribe y aparece en la cinta bebiendo y conversando con Shane McGowan, quien a sus 62 años está postrado en una silla de ruedas pero sigue dándole al trago.

Citamos de nuevo las crónicas sobre el paso de Johnny Depp por San Sebastián y dicen que recibió a los periodistas en su suite bebiendo copas de txakolí y que daba la impresión de que quiso rendir homenaje a Shane McGowan mediante la ingesta continuada de espirituosos.

Con medida, sin pasarse como en aquellos premios en que salió un poco perjudicado y se le notó mucho.

Dirige el documental sobre Shane McGowan el vetereano Julian Temple, autor de documentales clásicos sobre la cultura pop como El gran timo del rock&roll.

No sólo conversa el líder de The Pogues con Johnnyt Depp sino también con gente como Gerry Adams, dirigente histórico del Sinn Féin.

 

Y Johnny Depp ha sido el Johnny Depp salvaje que necesitaba San Sebastián para salir del muermo. Desde las bacanales al límite de Willem Dafoe, a quien (dicen) te podías encontrar por la mañana durmiendo la mona en la playa de la Concha, sobre la arena y con el traje arrugado, no se había visto algo tan estimulante.

Eso cuentan.

ADEMÁS: Las 100 películas imprescindibles para todo ser humano

Ver resumen Ocultar resumen

Siempre se ha dicho que Francisco Franco era un cinéfilo de pro. Tal vez sea exagerar aplicarle ese calificativo. Para entendernos: si viviese hoy, no te lo encontrarías yendo a ver la última de Sofia Coppola en V.O. Eso sí, tal vez te cruzases con el Caudillo en algún multicine para ver cualquier blockbuster del montón.

Pero sí, vaya, a Franco le gustaba el cine (y bastante).

Le proyectaban todas las semanas un par de películas en El Pardo y lo que más le estimulaba era el western

Ver resumen Ocultar resumen

Icono imperecedero del cine italiano, Sofia Loren regresó a un rodaje a sus 86 años (para sorpresa y deleite de todos), y ya está disponible en Netflix la que será ¿su última película? Tal vez. O quizá no y todavía el destino depare a la actriz nuevos proyectos. De momento, aunque se retiró hace años, ha vuelto por una razón muy especial. Por su hijo.

Ver resumen Ocultar resumen

Vuelve Guillermo Fesser a su universo tebeístico y resulta que Historias lamentables iba a estrenarse en cines pero ha acabado en Amazon Prime Video y tampoco está mal, así son las cosas en estos tiempos.

El caso es que Historias lamentables son varios capítulos absolutamente fesserianos, con personajes sometidos a tremendos palizones, y todo ello en un largometraje que se disfruta y después se olvida pero no pasa nada, no todo va a ser acordarse de cada película todo el rato.

Mentimos.

Páginas