La inesperada polémica de Leticia Dolera y las camas grandes

¿Alguien se acuerda cuando Twitter era un sitio amable y divertido? No, ¿verdad?

Cuesta imaginar la red del pájaro azul sin su buena dosis de odio y asco diario, incluco más allá de los discursos políticos habituales. 

Esto viene al caso por un comentario que hizo Leticia Dolera que se ha convertido en una polémica inesperada

La actriz y directora se atrevió a opinar sobre las camas de matrimonio en un tuit. 

ADEMÁS: Conoce las 50 películas más populares

"Igual podríamos empezar a llamar a las camas grandes, "camas grandes" y no "camas de matrimonio". En qué hora. 

Se puede estar o no de acuerdo con ella, se puede tomar más o menos en serio el comentario, incluso se puede obviar el tuit e ir a otra cosa. Pero no, Twitter es ese sitio donde hay que opinar de todo, sobre todo opinar con insultos y menosprecios. 

Echar un vistazo a lista de respuestas y comentarios al tuit es asqueroso. Vomitivo

Es cierto que Leticia Dolera, por su posicionamiento político, levanta ampollas en gran parte de la derecha mediática, también en la izquierda más reaccionaria, pero esto ya parece demasiado

Si alguien, a estas alturas, sigue pensando que la pandemia nos hará mejores, está en un error más grande que los terraplanistas. 

Eso sí, al menos la propia Leticia Dolera se toma las cosas con filosofía, como ha demostrado en otro tuit horas más tarde. 

Santa paciencia

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Las comparaciones son odiosas. 

Pero en este caso, vamos a comparar a Cristiano Ronaldo con Iker Casillas. 

Ver resumen Ocultar resumen

Que París ardiera fue aliciente (y no menor) a la hora de constituir Mayo del 68 como mitología en la que el fervor revolucionario podía combinarse con unas gotas de Chanel nº5. Las imágenes de aquellos días hicieron unas fotografías extraordinarias gracias a las barricadas que se ubicaron en los bulevares parisinos. Y así hasta hoy. Es decir, que una barricada ardiendo resulta un icono con fortísima potencia y pone a Ferreras o Vicente Vallés (incluso a Pablo Motos) en posición de firmes, con la bayoneta calada. Lógicamente.

Ver resumen Ocultar resumen

La polarización nos conduce a lugares donde es imposible cualquier discusión sosegada. "¡Fascista!". "No, fascista tú, y además cabrón!". Ese es el nivel. Y en Twitter el mal tono se eleva a la enésima potencia. Sin embargo, de vez en cuando hay reflexiones que merece la pena leer. Es lo que ha sucedido con Marwan, que en un larguísimo hilo (no exento de autoironía en un humorístico giro final) ha explicado las contradicciones que conlleva defender la libertad de expresión, el derecho a manifestarse y otros asuntos.

Por ejemplo, el de la violencia policial.

Páginas