La derecha tuitera exalta a Santiago Segura por hacer una película "sin gays, travestis, orgías ni gaitas"

El éxito en taquilla de Padre no hay más que uno 2, la última película de Santiago Segura, ha movido a la derecha tuitera a la celebración y exaltación del director y actor que fuera Torrente pero añadiendo todo tipo de ataques a la farándula roja, subvencionada y obsesionada con la Guerra Civil que son el resto de gente del cine español.

No pasa nada porque Santiago Segura arrase en taquilla, lo lleva haciendo desde hace mucho y se forró con su saga Torrente (que, ya escribimos aquí, ha envejecido bastante mal).

Y es bueno para la industria del cine español que una comedia patria tenga buenos resultados.

Pero resulta excesivo convertir a Santiago Segura (con las cosas que ha hecho él) en icono de una suerte de nuevo cine nacionalcatólico que se opone al cine marxista-homosexual de los almodóvares o amenábares.

Ese es el tono de muchos de los tuits exaltatorios del segurismo.

La verdad es que coinciden terminológicamente tantísimo los tuits a favor de Santiago Segura que, una vez más, apesta a campaña programada. Como cuando dijeron que los progres atacaban a Santiago Segura y no era verdad (aunque Soto Ivars se lo creyó).

Y luego otra cosa: sepan ustedes, queridas y queridos derechistas, que Santiago Segura recibe subvenciones como todo hijo de vecino en el cine español.

Otra controversia en Twitter por cortesía de Santiago Segura. ¿Está comodo convertido en icono de la España facha? Bueno, tampoco parece molesto. Él quiere que todas y todos le queramos. Pero no resulta fácil. Porque, además, el éxito en taquilla (que está muy bien) no es la medida de todas las cosas. 

ADEMÁS. El durísimo ataque de Neus Asensi contra Santiago Segura

Foto: Gtres

 

Ver resumen Ocultar resumen

Flexiones a una mano incluidas

Ver resumen Ocultar resumen

Ha anunciado esta semana que tiene cáncer. Pero la moral la conserva alta, intacta, como alguno de esos viejos vaqueros (Valor de ley, Comanchería) que ha interpretado a lo largo de su carrera. Es Jeff Bridges, un veterano majestuoso.

Padece un linfoma.

Lo anunció aludiendo a su personaje en El gran Lebowski (The Dude, El Notas).

Y aprovechó (en tan delicado momento personal) para animar a los estadounidenses al voto. Genio y figura.

Páginas