La conexión Ayuso / DiCaprio / Rivera

Lo de Díaz Ayuso en la Asamblea de Madrid con un adoquín en la mano ha dado lugar a memes y comentarios de toda clase y condición. Naturalmente, se ha señalado el copyright de tan ostentoso gesto político: el gran Albert Rivera, que antes de llevar a su partido a la ruinita salió con un pedrusco en la mano para agitar las aguas de un debate entre candidatos que le miraron entre la perplejidad y el cachondeo.

Y luego está Leonardo DiCaprio.

El rey de los memes.

Y alguien ha recurrido a DiCaprio para imaginar lo que pudo sentir Albert Rivera cuando vio a Díaz Ayuso copiarle. (El tuit es cortesía de @supercrisisblog).

Ponga un adoquín en su vida.

Aunque a Díaz Ayuso, de momento, le va mucho mejor políticamente que al que fuera líder de la formación naranja. Ah, aquellos tiempos en que el IBEX agasajaba a Rivera con ricos desayunos y había analistas que salían en la tele augurando su victoria y que presidiría España y... Pues resulta que los mismos que decían eso ahora salen en las tertulias acusándole de hundir Ciudadanos y de los malos resultados en Cataluña.

Albert Rivera, mientras tanto, ve Telemadrid y denuncia la violencia en las calles que no se puede soportar (la de los manifestantes, la de la policía es otra cosa).

En fin, que Albert Rivera sigue en los corazones de mucha gente partidaria y detractora. Inés Arrimadas no da tanto juego. Bueno, a veces. Pero no tanto. Y encima se han ido Marcos de Quinto, Girauta y no sabemos si Felisuco. Qué melancolía más naranja.

ADEMÁS: Fabulosas películas de catástrofes del año de la Maricastaña

Ver resumen Ocultar resumen

Que París ardiera fue aliciente (y no menor) a la hora de constituir Mayo del 68 como mitología en la que el fervor revolucionario podía combinarse con unas gotas de Chanel nº5. Las imágenes de aquellos días hicieron unas fotografías extraordinarias gracias a las barricadas que se ubicaron en los bulevares parisinos. Y así hasta hoy. Es decir, que una barricada ardiendo resulta un icono con fortísima potencia y pone a Ferreras o Vicente Vallés (incluso a Pablo Motos) en posición de firmes, con la bayoneta calada. Lógicamente.

Ver resumen Ocultar resumen

La polarización nos conduce a lugares donde es imposible cualquier discusión sosegada. "¡Fascista!". "No, fascista tú, y además cabrón!". Ese es el nivel. Y en Twitter el mal tono se eleva a la enésima potencia. Sin embargo, de vez en cuando hay reflexiones que merece la pena leer. Es lo que ha sucedido con Marwan, que en un larguísimo hilo (no exento de autoironía en un humorístico giro final) ha explicado las contradicciones que conlleva defender la libertad de expresión, el derecho a manifestarse y otros asuntos.

Por ejemplo, el de la violencia policial.

Ver resumen Ocultar resumen

Y no sólo a Toni Cantó. La derecha patria estaba en Twitter exultante porque en el programa más visto de Antena 3, un espacio infantil en el que primero se opina de políitca y luego hay experimentos del QUIMICEFA, Carlos Alsina disparó crítica tras crítica contra Pablo Iglesias. 

Pero a lo que vamos.

Fue a divertirse a El Hormiguero el mismísimo Carlos Alsina.

Y Pablo Motos, como quien no quiere la cosa, le dio carrete para que pusiese a caldo a Podemos.

Lo previsible. Toni Cantó disfrutó como un niño con la velada.

Páginas